Clima en la Ciudad de México:    20°

SÍGUENOS EN:



Invaden y fraccionan bosque de Chapultepec

8904 visitas

El bosque de Chapultepec, el área natural que llena de vida a los capitalinos se esta privatizando. Cada vez es más frecuente encontrar partes del bosque divididas por rejas, abriendo la posibilidad de que en poco tiempo éstas se conviertan en muros de concreto.

Un predio ubicado en la esquina de Apalaches y Clausell de la sección Virreyes, con una extensión de 8 mil 950 metro cuadrados, puede verse ofertado en Internet en 24 millones 612 mil 500 dólares.

El anuncio describe el terreno como el único disponible con esas dimensiones en el bosque de Chapultepec. Se asegura además que el predio fue concesionado por el gobierno del Distrito Federal y que posee uso de suelo habitacional.

Esta situación se repite en la segunda y tercera sección del bosque, donde pueden encontrarse áreas rodeadas por rejas que, a decir de los ambientalistas, no tienen ningún sentido porque se trata de espacios públicos.

Daniel Gershenson, presidente de la asociación civil Alarbo, expresa que dicha situación “se ha venido exacerbando porque es un gran negocio para intermediarios, para gobiernos, para autoridades locales, delegacionales y bueno para los especuladores que gastan muchísimo dinero armando estrategias muy sofisticadas para irse comiendo [éste] pulmón que es de todos".

De acuerdo con lo relatado por los visitantes del bosque, los lotes son bardeados de la noche a la mañana con total impunidad bajo los ojos desinteresados o coludidos de la autoridad.

Grupos de ambientalistas aseguran que es previo al cambio de administración cuando más se realizan estas prácticas ilegales, así que la situación del bosque queda en medio de los que se fueron y los que llegarán.

Bosque de Chapultepec cercadoAl respecto Gershenson comenta que quienes se apoderan del bosque

“Trabajan para que la autoridad o se haga de la vista gorda o determine que efectivamente hay derechos adquiridos sobre el bosque, utilizando toda clase de argucias y triquiñuelas legaloides a las que desgraciadamente también se presta nuestro poder judicial. Este es un problema muy grande que involucra a muchísimas personas y que representa quizás uno de los peligros en contra del interés público, en contra de las pocas áreas verdes que quedan”.

Apenas el pasado viernes 9 de noviembre un predio de casi 10 mil metros cuadrados amaneció completamente cercado.Previamente, el 30 de octubre, llegaron al sitio varias camionetas sin rotular, con cuatro sujetos que realizaron mediciones topográficas.

Los vecinos los cuestionaron y ellos respondieron ostentándose como representantes legales y aseguraron que la malla, que ahora cerca una parte del pulmón más importante de la ciudad, era producto de un juicio de revisión de un litigio de hace 20 años.

El bosque de Chapultepec mide casi 700 hectáreas y es una zona de propiedad federal -señalada así por un letrero que ahora ha sido borrado-, un área en la que no se puede construir y que no puede ser enajenada al estar considerada que es útil sólo como suelo de conservación.

Eduardo Farah, usuario bosque Chapultepec sugiere al consejo rector del bosque  que “defiendan el bosque, que salgan de las juntas que tienen y se vengan a ver lo que esta pasando".

Se sabe hasta ahora que las cerca de este predio han sido colocadas por la inmobiliaria llamada Trepi, dejando de lado una placa que ha sido tallado que contenía la leyenda que indicaba que dicho terreno es propiedad federal y que bajo ninguna circunstancia se permitía su enajenación, construcción u otro propósito que no sea el de suelo de conservación.

Emy daly, otra usuario bosque de Chapultepec pide “a las autoridades y a la gente que se dedica a cuidar y preservar estas áreas que por favor defiendan el único pulmón del Distrito Federal”.

Hasta el momento sólo se ha presentado personal del gobierno del Distrito Federal para tomar algunas fotografías al terreno.

No existen cifras reales de cuanto territorio del bosque de Chapultepec se ha privatizado pero, de no protegerlo de prácticas corruptas, el pulmón más importante del Distrito Federal y  una de las zonas históricas y emblemáticas de México podría convertirse en un bosque de concreto. 

8904 visitas