Clima en la Ciudad de México:    16°

SÍGUENOS EN:



Símbolos patrios mexicanos son vistos con amor

3157 visitas

Escritores, funcionarios culturales, promotores culturales y poetas, vertieron su personal opinión en torno a los tres Símbolos Patrios de México (Bandera, Escudo e Himno Nacional), la forma como han sido tocados por la literatura y la manera en que ellos los aman y respetan.

Para el hombre de letras, escritor, editor, traductor y académico Felipe Garrido (Guadalajara, 1942), hay poetas en México que conservan un amor más que monumental por nuestros símbolos patrios. “Hay poesía a la bandera nacional, al escudo nacional, y en la que el águila y la serpiente vuelven a aparecer”.

Al abordar el tema para esta Agencia de Noticias, el autor de “La patria en verso. Un paseo por la poesía cívica en México”, reconoció, sin embargo, que hay una buena cantidad de poesía del desaliento, de quienes sienten que los tropiezos del país son graves, “aunque no maltratan a los símbolos patrios”.

Garrido, quien desde 2004 ocupa la silla XVII de la Academia Mexicana de la Lengua, añadió que siempre han existido poetas sacrílegos con esos símbolos. “Están en su derecho de serlo, pero habría que preguntarles de dónde les viene ese impulso, aunque ciertamente, yo los dejaría que dijeran lo que quisieran”.

El ganador del Premio Xavier Villaurrutia 2011 por “Conjuros”, reunión de 302 cuentos breves, subrayó que esos poetas del desaliento siempre han existido y recordó que los hubo frente a la tiranía de Santana y de Iturbide, así como ante los hechos de Tlatelolco en 1968 y ante la violencia de hoy día.

Afortunadamente, abundó el autor de artículos, ensayos, prólogos, antologías y más de 40 libros de cuentos, “junto a esos poetas hay otros, la mayoría, “que siguen fieles a la tradición de la poesía cívica, al respeto por estos símbolos y a la ilusión por ellos, lo mismo que a la emoción de ver ondear la bandera”.

En la calle, consideró Felipe Garrido, existe un termómetro para medir el amor de los ciudadanos hacia los símbolos patrios: Las banderas y otros objetos que avivan el espíritu nacionalista que se expenden en pintorescos y rudimentarios carros en las calles, lábaros confeccionados con los más diversos materiales.

“Hay años en que la gente está muy dispuesta a comprar esas banderas para colocarlas en sus casas y automóviles. Pero también ha habido años, como durante la crisis de los 80, que casi no había banderas en las calles durante el mes de septiembre. Hay que estar atentos qué se observa este año”, aconsejó.

De esa forma, Felipe Garrido añadió en tono convencido que si uno se atiene a lo que está recogido en su reciente libro, “La patria en verso. Un paseo por la poesía cívica en México”, obra “que es un pequeña muestra de lo que hay en el país, encontramos actitudes muy contrastantes en torno a esa poesía”.

Por su parte, Stasia de la Garza, actual coordinadora de Literatura del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), consideró que hoy en día existe en el país un gran respeto hacia los símbolos patrios, es decir el Escudo, el Himno y la Bandera Nacional, “debido en gran medida a la educación de los mexicanos”, la cual  se adquiere desde la infancia en el seno de la familia y del hogar, como el respeto a los Niños Héroes de Chapultepec y a las figurad de personajes de la Independencia como Miguel Hidalgo y Costilla, José María Morelos y Pavón, Leona Vicario y Josefa Ortiz de Domínguez.

De la Garza se dijo orgullosa y satisfecha, desde su responsabilidad de titular de literaria del INBA, al apoyar publicaciones como “La patria en verso. Un paseo por la poesía cívica en México”, antología elaborada por el escritor y académico Felipe Garrido, “trabajo realizado de manera muy inteligente y sensible”, dijo.

Amplió al señalar que esa obra es un ejemplo del sentir de los creadores por la patria. “Cada texto es un claro reflejo del tiempo que le tocó vivir a cada uno de ellos, quienes sin tener el propósito de erigirse como voceros del sentir nacional de su época, reflejan el sentir social en el momento histórico que les tocó vivir”.

Explicó que en los anales de la poesía mexicana dedicada a los símbolos patrios existen autores y poemas que, como lo hace ahora Garrido, “llevan de la mano al lector por el sentir de los creadores de esas obras, verdadera loas y maravillas sobre la patria, sus paisajes y personajes que todos los mexicanos reconocemos”.

No obstante, advirtió, existen también autores, poemas y antologías, que hacen ver que existe también un sentir que va de la celebración al reclamo, aunque en todos los casos, el reclamo incluido, se habla “de la patria mía y yo digo lo que quiero de ella; no hay una negación del sentimiento de patria, sino lo contrario”.

Simbolos patriosStasia de la Garza añadió a título personal, como ciudadana que trabaja y hace su mayor esfuerzo día a día, como el resto de los mexicanos, que no puede negar que el amor y el respeto que siente por los símbolos patrios “son una expresión de mi nacionalidad, de mi ser mexicana; siempre hay emoción en mi al verlos”.

Los símbolos patrios son lo que son, acotó con emoción la entrevistada, “porque los alimentamos su simbolismo, porque un pueblo entero decidió que la Bandera y el Himno, así como el Escudo Nacional, lo representara ante el mundo. Son lo que son porque todos los sostenemos, día tras día, generación tras generación”.

3157 visitas