El Arco

Compartir

Los placeres y los días, de Alma Guillermoprieto

Este libro dice mucho de quien logra generar tanta atención entre las líneas que escribe

En El Arco |

Alan Ulises Niniz

Leerse en un par de horas “Los placeres y los días”, dice mucho de quien logra generar tanta atención entre las líneas que escribe, porque no dan ganas de pausas ni de perder detalle de lo que nos quieren contar. Eso provoca la periodista mexicana Alma Guillermoprieto en este libro donde el periodismo narrativo es el telón de historias tan distintas entre sí, pero que tienen como punto en común la alegría, así lo escribe en su epílogo porque “si la vida fuera siempre terrible, nadie la querría vivir...”. Por eso eligió estas crónicas para recordarnos esa peculiaridad que tenemos los latinoamericanos para encontrar la manera de maravillarnos con partes de nuestra identidad: las cholitas bolivarianas que lo dan todo sobre el ring; los pasos de tango que al compás de la música y los versos que se vierten en ella, hacen de refugio para la desesperanza; la rumba de Celia Cruz o la música del Buenavista Social Club como recordatorio de todo aquello que es Cuba más allá de Fidel Castro; o los tantos caminos que encontró Diana Kennedy en la gastronomía mexicana como fuente de conocimiento. Guillermoprieto nos arrastra en esa narrativa tan suya para ofrecernos historias de gente de carne y hueso: logra plasmar entre tantas o pocas líneas la emoción con las que estos pedacitos de vida fueron contados. Ese ha sido parte de su trabajo desde que dejó un futuro posible como bailarina, para dedicarse al periodismo, a éste tipo de periodismo que ya fue reconocido por el Nobel como una más de las varias posibilidades de la literatura.

“Los placeres y los días”, está editado por Almadía.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40