El Arco

Compartir

La mujer que tenía los pies feos, de Jordi Soler

Jordi Soler narra aquí las andanzas de un productor de cine, dedicado a la vida que nos viene de inmediato a la cabeza cuando pensamos en el mundo del showbiz

En El Arco |

por Alan Ulises Niniz

“Eso que en plan metáfora se llama ponerle diques al mar...”, una las tantas frases que esta breve historia nos regala, pero que bien resume lo que Jordi Soler nos cuenta: uno de esos amores que al tiempo se convierte en obsesión. No es sólo el querer estar, sino el conformarse con las señales ambiguas de quien pensamos nos corresponde; quedarse así, deseando que en algún momento, todo aquello que esperamos nos sea dado.

Jordi Soler narra aquí las andanzas de un productor de cine, dedicado a la vida que nos viene de inmediato a la cabeza cuando pensamos en el mundo del showbiz: dinero, mujeres, fiestas, alcohol. Sus constantes encuentros sexuales con cuanta mujer se cruza en su camino se detienen cuando llega a su vida Varsovia, una mujer que es distinta a los demás, no sólo en actitud, sino porque tiene los pies más feos que aquel haya visto antes, mismos que lo hacen abandonar sus hábitos para intentar hacer suyos los de ella. Se olvida hasta de su propio gato. Comienza también a poner a prueba su paciencia, a hacer a un lado sus propias necesidades. ¿O de qué otra forma uno se doblega ante la ambigüedad ajena? ¿De qué otra forma evitamos todas aquellas preguntas que no se hacen por miedo a las respuestas?

Esta es una historia bien cortita, apenas para leerse en un fin de semana. Su mejor virtud, es que a pesar de hablar de un amor no correspondido, está llena humor por encima de cualquier otra cosa. Un humor que también responde y, en lugar de llevar a la nostalgia, provoca varias sonrisas por aquellos absurdos en los que a veces y sin darnos cuenta caemos para sentirnos correspondidos. Y es que el peligro en estas relaciones, está justo en aquello en lo que se transformó Varsovia: “la más abismal de las bellezas: la que uno se empeña en ver...”.

*”La mujer que tenía los pies feos”, está editada en Punto de Lectura.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40