Inteligencia Financiera Global

El sistema financiero mexicano, está en riesgo

Entrevista con: Nomi Prins

En Inteligencia Financiera Global |

El sistema financiero mexicano, está en riesgo: Nomi Prins (entrevista)

El blog de Inteligencia Financiera Global se complace en presentar esta entrevista exclusiva con Nomi Prins. Nomi es una reconocida periodista, autora de libros como "All The President’s Bankers” (Todos los banqueros del Presidente) y conferenciante. Ha participado en numerosos programas de televisión en cadenas como BBC, RtTV, CNN, CNBC, y más.

Ha aparecido también en documentales internacionales junto a prominentes líderes de opinión y ganadores del Premio Nobel.

Guillermo Barba entrevistó a Nomi Prins hace unos días en la ciudad de México.

Gracias por aceptar esta entrevista, Nomi.

Guillermo Barba (GB): Bienvenida a este país. Por favor, dime, ¿por qué viniste a México en esta ocasión?

Nomi Prins (NP): Vine a la Ciudad de México para dar una charla sobre "Elecciones en Estados Unidos: implicaciones financieras globales y en la política económica” en nombre del Instituto Aspen, México y Unifimex. Por invitación de ellos impartí una conferencia en agosto pasado sobre tasas de interés en Estados Unidos (EE.UU.), la Reserva Federal, lo que podría hacer el Banco de México y cómo podría afectar esto al peso y los mercados. Hace algunos años, expuse aquí al Senado de la República los problemas de los bancos "demasiado grandes para quebrar" y la alta concentración de bancos extranjeros en México. He estado siguiendo la relación política y económica entre los dos países desde hace algún tiempo, incluida en mi libro “All the President’s Bankers” (en particular el capítulo sobre Bill Clinton). La próxima semana hablaré en el Tecnológico de Monterrey en Guadalajara sobre las Tendencias de la Banca Global y los Mercados Financieros.

GB: Dinos, ¿cómo va a afectar política, económica y financieramente el proceso político de Estados Unidos a México?

NP: En primer lugar, independientemente de la política, ha habido un crecimiento económico más lento en Estados Unidos, donde las cifras del PIB sugieren que así seguirá siendo en el futuro. Por tanto existe la posibilidad de nuevas rondas de flexibilización cuantitativa (QE) en caso de que este lento crecimiento continúe.

A pesar de que la Reserva Federal subió las tasas en diciembre en 25 puntos base, esto no fue una señal de confianza en la economía de Estados Unidos, sino solo una acción para demostrar que pueden hacerlo si quieren. Tampoco fue indicativo de un cambio hacia el endurecimiento de la política monetaria. Además los mercados financieros son tan dependientes del dinero barato a nivel mundial que el aumento de las tasas, incluso este de 25 puntos base, causó un desorden extremo, que fue seguido de acciones contrarias por parte del Banco Central Europeo (BCE) y el Banco de Japón (BoJ).

El Banco de México copió a la Reserva Federal y también elevó las tasas en 25 puntos base. El resultado para los dos países fue una caída en el mercado de valores y en el sector bancario en particular. Implicó además para México una mayor devaluación del peso y por lo tanto menores ganancias de exportaciones y mayores costos de importación para las personas y empresas locales.

Políticamente, hay varias formas en las que México se verá afectado por nuestras elecciones dependiendo de quién gane. Por ejemplo entre los demócratas, la competencia entre Bernie Sanders y Hilary Clinton es feroz, y Hillary, quien alguna vez pareció una clara favorita está en una pelea real con Bernie, cuyo apoyo se ha acelerado en los números y las contribuciones financieras. Si Hillary en efecto gana la nominación y la presidencia, la relación y las finanzas entre México y los EE.UU., es probable que no vean un gran cambio. Bill Clinton impulsó el TLCAN a través del cual se benefició en gran medida el sistema bancario de Estados Unidos y grandes empresas que comercian con México. También dio lugar a una mayor concentración de bancos extranjeros en México y a algunos bancos de menor tamaño en el sector financiero. Nada de eso sería cambiaría con Hillary.

Con Bernie, el potencial de cambio es mayor. Hizo campaña –incluso se manifestó- contra el TLCAN en su momento, y cree mucho en mejores condiciones y la paga para los trabajadores en EE.UU. y, por extensión, en todo el mundo. También cree en dividir a los grandes bancos. Si gana la candidatura y la presidencia y se las arregla para llevar a cabo sus propuestas en EE.UU. (trayendo de vuelta una moderna ley Glass Steagall), entonces por extensión, México podría inclinarse a hacer lo mismo, o al menos, a disminuir el riesgo impuesto por la alta concentración de bancos extranjeros. Así que Bernie sería bueno para los trabajadores y las pequeñas y medianas empresas en México.

Ahora, volteemos a ver a los republicanos y la batalla entre Donald Trump, Ted Cruz, Marco Rubio y Jed Bush. Realmente no cuento al resto. John Kasich ha tenido algunas buenas apariciones y es el más moderado de los republicanos, pero no tiene respaldo financiero para mantenerse en la carrera. Ben Carson es probable que se retire pronto.

Donald Trump sería un desastre para México, y ningún mexicano con el que haya hablado opina lo contrario. La idea de construir un muro más grande y hacer que México pague por ello es económicamente ilógica y pueril. También muestra su enorme falta de conocimiento de la situación –ha habido más mexicanos y estadounidenses mudándose a México desde EE.UU. que a la inversa-. Su marca de racismo es peligrosa para las relaciones económicas y comerciales entre los dos países.

Los otros tres contendientes en gran medida harían algo de ruido sobre un inexistente problema de inmigración, pero serían menos polémicos y por tanto menos peligrosos. No obstante, ninguno de ellos ha mostrado conocimiento de que la mejora de las condiciones de trabajo para las personas en ambos lados de la frontera, fortalece el comercio, lo que crea economías más fuertes aquí y allá. Así que no creo que ninguno de ellos sería especialmente bueno para México.

GB: Nomi, los políticos de aquí dicen que la economía mexicana es fuerte y que los problemas externos no afectarán nuestros "sólidos fundamentos", ¿estás de acuerdo?

NP: No. Los políticos están obligados a hablar de ese modo. Sin embargo, no existe tal cosa como un país independiente en un entorno financiero global con rápidos movimientos de capital especulativo buscando constantemente la próxima gran apuesta. Algunos países la hacen mejor que otros, por supuesto, pero la reciente proyección de crecimiento del 2.5% del PIB de México no es mucho, sobre todo si se compara esa cifra con la actual devaluación del peso. Acabamos de pasar los 19 (pesos por dólar) en el tipo de cambio. Esto tiene un impacto significativo en la disminución del crecimiento de México y en su relación con Estados Unidos desde una perspectiva comercial.

La otra cosa que ha pasado con México, es que la disminución de los precios del petróleo ha tenido y seguirá teniendo, un efecto negativo, porque tenemos un entorno mundial de petróleo en el cual las compañías de la industria en México, Pemex en particular y sus empresas asociadas, se ven afectadas por los movimientos de precios reales y especulativos. Las exportaciones de petróleo de México a los Estados Unidos han disminuido porque hay menos demanda. Los ingresos de México por exportación de crudo han bajado debido a la demanda y a la devaluación de la moneda. Esto seguirá teniendo un impacto negativo. No se puede simplemente sacar a México de la ecuación mundial.

El otro problema es que la concentración de los bancos de propiedad extranjera en México sigue siendo muy alta. Cuatro de los cinco principales bancos de México son de propiedad extranjera, y juntos los cinco bancos más grandes controlan el 68% de los activos financieros en México. La concentración de la propiedad extranjera de los bancos en México es mayor a la de cualquier otro país del mundo. Eso no es nuevo, pero el problema es que cada vez que haya una crisis, los bancos extranjeros pueden –y lo harán- retirar el capital hacia su país de origen. México ha sido atractivo para la inversión especulativa y la de largo plazo. Sin embargo, el capital especulativo sale muy rápidamente cuando hay una crisis en casa o en cualquier otro lugar del mundo. A pesar de que México es económicamente más fuerte que ciertos países de América Central y Sudamérica, la realidad es que en una crisis financiera, el dinero se retrae muy rápidamente y los bancos extranjeros en particular, retiran el capital de vuelta a casa. Eso significa que es menos probable que den crédito a pequeñas, medianas empresas o individuos en México. Ese es un riesgo que México tiene y que no está bien entendido o discutido por el Secretario de Hacienda o el gobernador del banco central, pero existe.

GB: ¿Hay otros importantes riesgos financieros?

NP: Debido a la alta concentración de bancos extranjeros que actúan como prestamistas primarios y como canales para la inversión externa, el riesgo de los precios del petróleo existe en dos frentes. En primer lugar, todo préstamo o fondeo de los mercados de capital hacia el sector energético se está secando, o se ha secado ya. Con los precios del petróleo tan bajos, las proyecciones de ganancias de las empresas de energía son bajas o negativas. De este modo los inversores extranjeros no van a poner dinero nuevo en compañías del sector energético. El riesgo de impago (default) está aumentando también.

Para las empresas energéticas de México, la única alternativa a los mercados de capital son los propios bancos. Los bancos deben decidir si mantienen a flote empresas a las que ya están expuestos –a través de líneas de crédito directo o por medio de condiciones de préstamo más caras-, para que no pierdan más dinero en esos préstamos o bonos ya extendidos. Los bancos deben decidir si siguen prestando en un entorno de disminución de (precios de) la energía o si retiran el crédito. Si lo retiran, lo que le ocurre a una empresa como Pemex –y su nuevo director general ya está diciendo esto-, es que se recortan empleos, se cortan las pensiones – lo que en México significa más manifestaciones y el dolor de las familias asociadas a la industria-. Además, una disminución de las ganancias significa menos ingresos para el gobierno.

GB: ¿Hay algo que las autoridades mexicanas y el mexicano promedio puedan hacer para protegerse de este gran riesgo?

NP: Lo que las autoridades en México pueden hacer es vigilar más los riesgos como el que acabo de mencionar. Lo que los mexicanos promedio pueden hacer es similar a lo que los estadounidenses pueden hacer, porque la gente normal y las pequeñas empresas en ambos países están en el día a día más expuestos a lo que sucede en los mercados financieros de lo que creen.

Si las importaciones cuestan más a los mexicanos y el peso vale menos, están perdiendo más dinero si deciden comprar importaciones. Así que deben considerar gastar su dinero en productos hechos aquí – como auto protección y como mecanismo de seguridad durante el período de volatilidad en la moneda y el mercado. Los ciudadanos y las pequeñas empresas deberían considerar hacer más negocios con los bancos mexicanos más pequeños o medianos para ayudar a los que tienen lazos más locales –porque estos van a retroalimentar de forma más local. Eso también es algo que digo en los Estados Unidos con respecto a las uniones de crédito, bancos locales, regionales o bancos públicos.

En Estados Unidos, los seis grandes bancos son financieramente inestables. Si nos fijamos en qué medida el sector bancario ha caído en los últimos meses, es similar a la caída que vimos justo antes del desplome de finales de 2008. El impulso es hacia abajo.

En México como en Estados Unidos, los bancos más pequeños tienden a involucrarse menos en transacciones de mayor riesgo y más en sintonía con las necesidades locales, y eso los mantiene más seguros. Por lo general también dan mejores tasas de interés y cobran comisiones más bajas. Por otra parte, los negocios en México deben tratar de ayudarse entre sí, lo que a su vez hace más sólida a la economía fundamental, no a la especulativa, controlada por los flujos de capital extranjero.

-- No se pierda la segunda parte de esta interesante entrevista el próximo miércoles.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40