Ciudad MX

Advierten falta de mantenimiento en la Catedral Metropolitana

La Catedral Metropolitana de la Ciudad de México presenta indicios de humedad y malas condiciones debido a la falta de atención oportuna y mantenimiento

A prácticamente 15 días de la llegada del papa Francisco, la Catedral Metropolitana de la Ciudad de México presenta indicios dehumedad y malas condiciones debido a la falta de atención oportuna y mantenimiento.

Al dar a conocer el itinerario del jerarca de la Iglesia Católica en su visita a ese recinto, el director general de Comunicación Social del Arzobispado de México, Hugo Valdemar, explicó el estado que guardan la Puerta Santa y el domo central de la catedral.

Recordó que la Catedral Metropolitana no le pertenece a la iglesia y no pueden realizar ningún trabajo sin previa autorización, pues la responsabilidad del cuidado de este patrimonio cultural recae sobre las autoridades federales.

En ese sentido, expuso, se han enviado cartas a las autoridades y se ha mantenido diálogo constante con el secretario de Cultura, Rafael Tovar y de Teresa, a fin de que se dé atención especial al inmueble, porque no la ha recibido últimamente.

Sin embargo, reconoció que ante este proceso de solicitud y respuesta con la autoridad queda poco tiempo para realizar alguna labor de restauración o mantenimiento previo a la llegada del sumo pontífice.

Valdemar Romero descartó que las autoridades de la catedral pudieran haber hecho algo, porque -insistió- se trata de un inmueble considerado patrimonio cultural.

En todo caso, expuso, la labor de la iglesia ha sido mantener limpio y en mejores condiciones generales el lugar, aunque la humedad ha provocado importantes daños, como lo muestra la Puerta Santa.

En condiciones similares se encuentran las cúpulas, entre ellas la central, a la que se le ha colocado una malla para evitar que el desprendimiento del yeso ocasione algún accidente.

En condiciones menos graves está el Altar de los Reyes, el cual a pesar de su majestuosidad se encuentra recubierto de patena (polvo y óxido de oro) que le restan resplandor.

En ese sentido, Hugo Valdemar Romero recordó que se trata de joyas del barroco virreinal, por lo que no cualquier persona puede aventurarse a limpiar tan importante tesoro o de lo contrario podrían terminar dañados.

No obstante, aseguró que el personal que labora en la Catedral hace su mejor esfuerzo para mantener el recinto en condiciones presentables, y han atendido las recomendaciones de las autoridades durante los años en los que se han llevado a cabo diversas obras de restauración.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40