Ciudad MX

Compartir

Pérdida de lagos en Valle de México ocasiona aumento de temperatura

A lo largo de 500 años provocó cambios en la temperatura y un calentamiento regional de hasta 5.78 centígrados, revela un estudio

La extinción de los lagos en la Ciudad de México y sus alrededores por los asentamientos y actividades humanas a lo largo de 500 años provocó cambios en la temperatura y un calentamiento regional de hasta 5.78 centígrados, revela un estudio.

El análisis que realizó doctor Ángel Ruiz Angulo, adscrito al Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), se centró en la cuenca del Valle de México donde coexistían los lagos de Texcoco, Xochimilco, Chalco, Xaltocan y Zumpango.

“Las continuas modificaciones antropogénicas realizadas sobre el sistema lacustre por los asentamientos humanos desde los aztecas, la Colonia y etapas posteriores, han resultado en que actualmente se conserve únicamente 1.33 por ciento de la superficie original”, indicó el investigador.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), Ruiz Angulo detalló que la pérdida de mil 500 kilómetros cuadrados de cuerpos de agua, casi el total que existía en la zona, aumentó la temperatura en la región.

“Durante la temporada de calor sentimos más calor durante el día y en las noches se siente un frío más intenso, y esto es parte de cómo hemos cambiado nuestro ambiente, es un microclima que no ha sido estudiado a fondo”, subrayó el científico.

Ruiz Angulo recordó que los resultados fueron arrojados por un modelo creado en los 90 basado en una simulación numérica para pronosticar tiempo meteorológico: el Weather Research and Forecasting (WRF) Model, versión 3.6.

Por lo que el impacto térmico se comprobó con el experimento numérico y de simulación atmosférica que mostró al sistema lacustre desde hace 500 años y las condiciones actuales del suelo.

“La respuesta de estos tipos de modelos es casi inmediata ante lo que uno predetermina en el tipo de suelo. Utilizando este modelo matemático hicimos un experimento numérico que, en otras palabras, sería como suponer que si yo inundara la Ciudad de México, como lo era hace 500 años, y corro mi modelo numérico, la temperatura cambiaría”, manifestó el investigador.

La idea de esta investigación surgió por el trabajo que realizó el científico con su colega Erika Danaé López Espinoza sobre el uso del suelo e impacto de la temperatura, por lo que decidió centrar sus estudios entre la relación de un lago y el Valle de México.

"La Ciudad de México no se construyó de manera sustentable, cada vez los niveles de ozono son mayores, el agua que utilizamos es deficiente, solo se potabiliza 8.7 por ciento de esta, y se generan más de 22 mil toneladas de basura al día”, señaló.

El investigador manifestó que para revertir el panorama actual de esta región se debe comenzar con el ciudadano, quien debe realizar tareas tan simples como cuidar el agua y reciclarla.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40