Ciudad MX

Compartir

Cálculos renales generan alta demanda de consultas en IMSS

Los dolores abdominales y lumbares representan la tercera causa de motivo de la consulta en las áreas de urgencias

Los dolores abdominales y lumbares representan la tercera causa de motivo de la consulta en las áreas de urgencias de los hospitales delIMSS, entre ellos los que ocasionan las “piedras” en los riñones o cálculos renales.

Especialistas del IMSS explicaron que la formación de cálculos o “piedras” en el sistema urinario no es una enfermedad, pero sí la manifestación de diversos trastornos que ocasionan que la solución en varios de los casos sea a través de intervenciones quirúrgicas.

Aunque en gran parte también son de tratamiento médico, estos malestares afectan más al sexo masculino, en el grupo de edad de entre los 30 y 50 años, y se atribuyen en gran medida a malos hábitos alimenticios.

El origen de estos cálculos es diverso y se relaciona principalmente con desórdenes en el metabolismo del ácido úrico, calcio y fosfatos; de malformaciones e infecciones de las vías urinarias y con padecimientos como la gota y el cáncer.

También se le relaciona con tener familiares que los padezcan, el trabajo extenuante, la deshidratación, residir en clima cálido, beber poca agua y la utilización de suplementos alimenticios.

El Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) alerta de productos ricos en ácido úrico como las carnes rojas, embutidos, mariscos, algunas frutas, verduras y legumbres.

También con aquellos ricos en sal, como las palomitas de maíz, papas fritas, tocino ahumado, sopas de lata, pescados y aves de corral saladas.

Aunque se reconoce como factor los productos ricos en calcio, se acostumbra limitar poco el consumo de éstos. Se recomienda beber entre dos y tres litros de agua, diariamente como mínimo.

También explican que los cálculos renales se forman generalmente en el riñón y pueden descender progresivamente por el sistema urinario.

Es posible que no ocasionen molestias en su recorrido y pasen inadvertidos, pero también pueden manifestarse con dolor el cual varía dependiendo del tamaño de la piedra y su ubicación.

Generalmente, el dolor es de tipo cólico y se localiza en un solo lado de la región lumbar, suele comenzar de pronto y ser muy intenso, acompañado por náuseas o vómitos, sudoración e incluso elevación de la presión arterial y de la frecuencia cardiaca.

Otras manifestaciones son urgencia de orinar, sensación de orinar incompleta, aumento en la frecuencia de las micciones y presencia de sangre en la orina.

Para diagnosticar se requiere de estudios que implican condiciones especiales que no se pueden dar en los servicios de urgencias hospitalarias.

Los médicos que atienden y tienen experiencia pueden identificar un problema de esta naturaleza y darle el seguimiento requerido que en ese momento, el principal es el aliviar el dolor.

Dependiendo del daño ocasionado, se canaliza para su resolución definitiva mediante intervención quirúrgica o tratamiento médico.

Pero se insiste en la prevención elemental para eliminar factores de riesgo: mejorar la alimentación, beber abundante agua y buscar disminuir los grados de estrés.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40