Ciudad MX

Compartir

Entierros prehispánicos hallados en Xochimilco analizados por el INAH

El más reciente descubrimiento corresponde a la osamenta de una mujer de al menos 700 años de antigüedad

Tras el hallazgo de restos de un individuo de sexo femenino, denominado “Dalia”, suman ya cuatro los entierros prehispánicos localizados por especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), en las inmediaciones del Centro Histórico de Xochimilco.

Los expertos de la Dirección de Salvamento Arqueológico explicaron que los restos, de al menos 700 años de antigüedad, estaban acompañados de una rica ofrenda funeraria compuesta por diversos objetos, como una punta de proyectil, numerosas navajillas de obsidiana verde y gris, restos de animales, principalmente de aves, y de cerámica Azteca II y III.

La osamenta se halló depositada en posición dorsal extendida, es decir bocabajo y con los brazos entrecruzados a 90 grados con orientación al noroeste a 1.30 metros de profundidad, se informó en un comunicado.

El equipo de investigación, encabezado por la arqueóloga Sahira Rincón Montero, descubrió los restos óseos el pasado 13 de mayo en la calle Pedro Ramírez del Castillo, durante los trabajos de renovación del drenaje profundo que se realizan en la demarcación desde hace varias semanas.

Las observaciones preliminares realizadas por la doctora Jessica Cerezo Román, adscrita al Departamento de Antropología de la Universidad de Harvard, sugieren que se trata de un individuo de sexo femenino; sin embargo, se practicará un análisis osteológico detallado.

Jessica Cerezo basó su dicha observación de dos características óseas: la apófisis mastoides y la forma de los arcos superciliares del individuo que además presenta una deformación craneal de tipo tabular con presión en el hueso occipital.

Los entierros de “Dalia” -nombre asignado por los vecinos de la localidad por ser una de las flores representativas de la región conocida como acocoxochitl- y de “Teodoro” -uno de los otros tres individuos localizados mediante excavación a finales de abril en la calle de Nezahualcóyotl- muestran un mismo patrón.

El INAH apuntó que las inhumaciones se caracterizan por incluir cuatro capas de preparación: la primera es de cerámica doméstica ricamente decorada y acompañada de navajillas de obsidiana; la segunda tiene rocas ígneas y tezontle; la tercera presenta cerámica con restos óseos de animales; la cuarta muestra barro quemado que se encuentra en contacto con el esqueleto depositado durante el periodo Posclásico Tardío (1300 d.C.).

“Es la primera vez que se encuentran entierros en esa área de Xochimilco con este tipo de preparación mortuoria, ya que en otros proyectos de investigación desarrollados por el INAH se han hallado cremaciones e inhumaciones con diferente patrón funerario, lo que alude a la práctica de distintos ritos en esa época”, expresó.

Los restos de los cuatro entierros fueron llevados al Archivo Histórico de la Casa del Arte de Xochimilco, facilitado por la delegación para el resguardo temporal de las evidencias arqueológicas registradas durante la obra.

Durante el Posclásico Tardío Xochimilco fue uno de los dos lagos de agua dulce de los siete que conformaban la cuenca lacustre; sin embargo, la riqueza de recursos naturales producidos en esta área no beneficiaba directamente a sus habitantes, debido a que gran parte de su producción se destinaba a pagar el tributo a la Triple Alianza.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40