Ciudad MX

Compartir

Consejo antidiscriminación urge a romper estigma del trabajo doméstico

Exhortó a la sociedad a romper el estigma de que el trabajo doméstico es solo para mujeres

El Consejo para Prevenir y Eliminar la Discriminación (Copred) de la Ciudad de México exhortó a la sociedad a romper el estigma de que el trabajo doméstico es solo para mujeres.“Hay que desechar el discurso de que los hombres no deben apoyar en las labores domésticas y adoptar la idea de ser corresponsables de las mismas”, expuso en un comunicado.

En la conmemoración del Día Internacional del Trabajo Doméstico No Remunerado, el organismo local subrayó que la cultura de la no discriminación comienza en la casa.

Por ello, el Copred hizo ver la importancia de reivindicar la importancia del trabajo doméstico para que los hogares pueden desempeñarse en un ambiente de respeto e igualdad.

Recordó que, de acuerdo con la Encuesta Intercensal del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) elaborada el año pasado, en la Ciudad de México hay 60 mujeres dedicadas a esas actividades por cada 100 personas.

Por cada 100, abundó, 70 mujeres preparan y sirven alimentos, 66 son la encargadas de atender a personas menores de 15 años, 66 hacen labores de limpieza, lavado y planchado de ropa de la familia y son ellas las que apoyan a la mayoría de las personas enfermas mayores de 60 años o con alguna discapacidad.

El Copred refirió que la conmemoración de este día surgió en 1983 y durante el Segundo Encuentro Feminista de América Latina y el Caribe, efectuado en Perú, con el objetivo de reconocer la contribución del trabajo de las mujeres dentro de los hogares.

Destacó que en la capital mexicana se ha logrado una mayor inserción de las mujeres en el campo laboral remunerado y se trabaja en la sensibilización para concretar un cambio en la repartición de las tareas del hogar, al invitar a los hombres a participar y coadyuvar en dichas tareas.

En la mayoría de los casos, abundó, las labores del hogar no son adquiridas a voluntad de la mujer, son impuestas por terceras personas como el padre o la madre, el esposo e incluso los hermanos.

Por lo tanto, agregó, es importante generar cambios dentro de las familias para fomentar la equidad en torno a la distribución de las labores domésticas.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40