Ciudad MX

Compartir

Todos Santos, pueblo mágico que conjuga historia y belleza natural

Todos Santos fue fundado en 1723 por el padre Jaime Bravo, dependiente de la misión de Nuestra Señora del Pilar de La Paz

Este municipio cuenta desde 2006 con la categoría de Pueblo Mágico, el cual se asienta sobre una meseta a las faldas de Sierra La Laguna y en su época de esplendor fue el lugar más fértil de Baja California Sur.Constituye “un paraíso tropical donde existieron varios ingenios azucareros”, de acuerdo con la página oficial de la Secretaría de Turismo del estado.

En Todos Santos se construyeron hermosas casas, edificios y un magnífico teatro, en un periodo de bonanza de 100 años, pero en la década de los 50 los precios del azúcar se desplomaron y el lugar se convirtió en un pueblo deshabitado.

Fue hasta la década de los 80 cuanto la población cobró vida de nuevo. Ubicada a la altura del Trópico de Cáncer, esta localidad fue desde tiempos inmemoriales un asentamiento de los guaycura, una de las importantes culturas que habitó el sur de la península.

Todos Santos fue fundado en 1723 por el padre Jaime Bravo, dependiente de la misión de Nuestra Señora del Pilar de La Paz. La estabilidad económica que alcanzó este pueblo permitió que para 1733 llegara a la categoría de misión.

Recibió el nombre de Santa Rosa de Todos Santos, en honor a Rosa de la Peña, prima del Marqués de Villapuente, quien hizo el donativo económico necesario para erigir una nueva misión.

En este destino turístico la temperatura es de entre 18 y 28 grados. La combinación del mar, oasis, desierto y montaña constituyen un contraste difícil de encontrar juntos en otro lugar de Baja California Sur.

Todos Santos ofrece un gran número de atractivos históricos y culturales, entre los que se encuentran la Misión de Nuestra Señora del Pilar, el Centro Cultural Prof. Néstor Agúndez, el Teatro General Márquez de León, la plaza y las casonas porfirianas.

Además hay diversos festivales y fiestas tradicionales, como artesanía en barro, palo de arco o raíz de palmera y una rica cocina tradicional a base de productos marinos.

También los ates de mango y guayaba, los cubiertos en almíbar de papaya, calabaza, toronja, camote, limón, ciruela, naranjita; las mermeladas de tomate y papaya, las arepas de harina de trigo y piloncillo y las coyotas.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40