Cultura

INAH impulsa proyecto para gestión de sitios paleontológicos

Esta iniciativa arrancará con la apertura oficial a la visita pública de la primera Zona Paleontológica del país: Rincón Colorado, en Coahuila.

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) desarrolla un proyecto piloto de estrategia institucional para la investigación, conservación, difusión y disfrute de sitios paleontológicos de México.

El coordinador nacional de Arqueología, Pedro Francisco Sánchez Nava, informó que esta iniciativa arrancará con la apertura oficial a la visita pública de la primera Zona Paleontológica del país: Rincón Colorado, en Coahuila.

De acuerdo con un comunicado difundido por el Instituto, el anuncio se realizó durante el XIV Congreso Nacional de Paleontología celebrado en días pasados en la población de Múzquiz, en dicha entidad.

Francisco Sánchez explicó que además de contar con la infraestructura necesaria, la propuesta en Rincón Colorado incluirá ruta de visita guiada, módulo de servicios y un sendero educativo, en busca de que el sitio sea una guía para desarrollar una estrategia que permita la apertura de otras zonas paleontológicas en el país con sentido social.

En esa línea, el INAH elabora el Plan Maestro de Rincón Colorado con enfoque multidisciplinario con la participación de científicos, asociaciones civiles, comunidades, instituciones públicas y los tres niveles de gobierno.

El sitio es uno de los yacimientos en México donde se han encontrado grandes concentraciones de restos de dinosaurios del Cretácico Tardío, particularmente del Campanario (aproximadamente 72 millones de años), entre los que se han podido identificar hadrosaurios (dinosaurio bípedo) y ceratópsidos (con cuerno).

La importancia de este yacimiento, refirió el INAH, radica en que ahí se descubrieron en 1995 los restos de la especie de dinosaurio pico de pato nombrada Velafrons coahuilensis, que se distingue por tener una frente en forma de vela de barco que hasta el momento no se ha encontrado en otra región del mundo.

Cuenta con la declaratoria estatal como Zona Paleontológica y está inscrita en la Dirección de Registro Público de Monumentos y Zonas Arqueológicos e Históricos del INAH.

Cualquier actividad que se pretenda realizar en el sitio protegido, por ejemplo, de investigación y desarrollo de infraestructura, debe ser informada al Instituto, para que dé la autorización correspondiente previo análisis y, en caso aprobatorio, la supervise.

El director del Centro INAH Coahuila, Francisco Aguilar Moreno, precisó que en 2012 -como resultado de 18 meses de investigación y gestión por parte del INAH- se estableció legalmente el área de resguardo, comprendida en nueve hectáreas.

El 28 de noviembre de ese año, el gobierno del estado decretó al sitio Zona Paleontológica. Francisco Aguilar destacó que el dictamen se aprobó tal como el INAH lo elaboró, y que durante 2015 el gobierno estatal concretó la adquisición de la tierra donde aflora el yacimiento.

El yacimiento ha sido estudiado a lo largo de más de una década por especialistas de la Coordinación de Paleontología de la Secretaría de Educación de Coahuila comisionados al Museo del Desierto; del Instituto de Geología de la UNAM, en colaboración con la Universidad de Utah, Estados Unidos; del Royal Tirrell Museum de Canadá, así como del INAH.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40