Cultura

Filarmónica de la UNAM arranca el año bajo la batuta de Diemecke

Con un fuerte aplauso en memoria del director de orquesta Virgilio Valle, fallecido el jueves pasado, la Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (OFUNAM), bajo la dirección huésped de Enrique Arturo Diemecke, ofreció su “Gala de Año Nuevo”, en el marco del 80 aniversario de esa agrupación.

Con un fuerte aplauso en memoria del director de orquesta Virgilio Valle, fallecido el jueves pasado, la Orquesta Filarmónica de la Universidad Nacional Autónoma de México (OFUNAM), bajo la dirección huésped de Enrique Arturo Diemecke, ofreció su “Gala de Año Nuevo”, en el marco del 80 aniversario de esa agrupación. “Quiero dedicar este concierto a la memoria de un maestro que falleció hace unos días, Virgilio Valle; fue un inspirador para muchos de nosotros, de muchos años en nuestras carreras, quisiéramos al estilo de los teatros, en lugar de un minuto de silencio, un aplauso muy grande”, pidió Diemecke.

Agregó que sería un concierto que también le dedicarían a todos los que están luchando contra el cáncer, “que estamos tratando todos de lograr vencer, creo que con la fuerza de todos nosotros podemos hacer mucho más por todos esos pacientes que están pasando momentos difíciles”.

Diemecke explicó al público que llenó la Sala Nezahualcóyotl del Centro Cultural Universitario, que el concierto empezaría con dos valses mexicanos, pero de autores distintos, uno fue “Alejandra” y el segundo, el más famoso de todos los valses: “Sobre las olas”.

“Sé que muchos pensarán que es el ‘Danubio azul’, pero como mexicanos pensamos que es ‘Sobre las olas’”, tras lo cual recibió fuertes aplausos.

La OFUNAM, que precisamente ayer comenzó con este concierto los festejos por su 80 aniversario, inició con el vals “Alejandra”, de Enrique Mora, y el vals “Sobre las olas”, de Juventino Rosas, al que siguió el vals “Emperador”.

Piezas que hicieron recordar a aquellos grandes salones en donde estas piezas eran tocadas para la aristocracia. El público disfrutó enormemente al escuchar cada pieza.

“Vamos a hacer tres valses importantes de Johannes Strauss como ‘Emperador’, ‘Sangre vienesa’ y el ‘Danubio azul’, así podemos gozar de esa inspiración tan grandiosa de estos valses que llegaron a ser el momento más importante en la música y la danza”, afirmó Diemecke.

Segundos más tarde, la agrupación tocó de manera excelsa cada uno de estos valses de Strauss, que fueron retribuidos con grandes aplausos.

Para la segunda parte del programa, la OFUNAM, bajo la batuta de Diemecke, tocó dos piezas más de Strauss: Obertura de “El Murciélago” y “Polca Bajo truenos y relámpagos, op. 324”.

También ejecutaron Obertura de “Poeta y campesino”, de Franz von Suppé; “Polca Trish-trash, op. 214”, de Strauss, y “Obertura 1812”, de P. I. Chaikovski.

Piezas en las que se plasmó el ritmo alegre que están impregnadas y concebidas por los compositores, ante la admiración de los asistentes.

Enrique Arturo Diemecke comenzó a tocar el violín a los seis años con su padre y más tarde con Henryk Szeryng. También aprendió a tocar piano, corno y percusiones y estudió violín, corno y dirección en la Universidad Católica de Washington.

La Filarmónica universitaria, una de las agrupaciones más antiguas en el panorama cultural de la Ciudad de México, constituye uno de los factores preponderantes del proyecto cultural de mayor trascendencia del país: el de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Durante 80 años de actividades, la OFUNAM se ha convertido en una de las mejores orquestas del país.

En 2014 realizó una gira por Italia y en 2015 otra por Reino Unido. Su repertorio abarca todos los estilos, desde el barroco hasta lo contemporáneo.

En 1929, a raíz de la recién lograda autonomía, estudiantes y maestros de música constituyeron una orquesta de la entonces Facultad de Música de la UNAM. Posteriormente, con un proyecto aprobado por el gobierno de Lázaro Cárdenas, se transformó en un conjunto profesional hacia 1936.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40