Cultura

Restauran obras pictóricas del Templo de San Bernardino de Siena

Son ocho pinturas en tabla y dos telas al óleo del retablo mayor del Templo de San Bernardino de Siena, uno de los pocos existentes del siglo XVI en México

Especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) llevan a cabo la restauración de las obras pictóricas que forman parte del retablo mayor del Templo de San Bernardino de Siena, en Xochimilco.

El INAH informó en un comunicado que son ocho pinturas en tabla y dos telas al óleo del retablo mayor del Templo de San Bernardino de Siena, uno de los pocos existentes del siglo XVI en México, las cuales plasman pasajes de la vida de la Virgen María y Jesús.

En las obras de gran formato se pueden apreciar pasajes como La Anunciación, La adoración de los pastores, La adoración de los Reyes Magos, La Circuncisión del Niño Jesús, Pentecostés, La Resurrección, La Asunción de la Virgen y La Ascensión de Cristo, mientras que los lienzos tienen representaciones de Santa María Egipciaca y Santa María Magdalena.

El retablo mayor fue hecho para fortalecer el culto católico a través de las imágenes del Templo de San Bernardino de Siena, una de las primeras construcciones franciscanas de la Nueva España.

Se trata "del único retablo completo con influencia renacentista que hay en la capital del país", destacó la restauradora Cristina Noguera, de la Coordinación Nacional de Conservación del Patrimonio Cultural (CNCPC) y responsable del proyecto.

El retablo aún mantiene una calidad pictórica maravillosa, a pesar de sus deterioros", apuntó la especialista sobre las pinturas creadas hace más de cuatro siglos.

Mencionó que la intervención de las tablas implica un largo proceso de investigación y análisis, además de que pocas veces se tiene la oportunidad de tener piezas tan antiguas y complejas en el Taller de Pintura de Caballete de la CNCPC, al que ingresaron en diciembre de 2014, donde han sido sometidas a diversos estudios para realizar la restauración.

Durante dicha labor, acotó Noguera, se respetaron las pinceladas históricas que tenían una intención plástica y que muestran el gusto de una época específica, con la intención de dar armonía estética a todas las intervenciones.

El proyecto contó con la colaboración de diferentes áreas de la CNCPC: el Taller de Conservación de Pintura de Caballete, Fotografía, Radiología, Laboratorio de Caracterización de Material por Técnicas no destructivas y Microscopía.

Los trabajos de restauración, en los que también participan Magdalena Rojas, Nathael Cano Baca y Juan Francisco López, se encuentran en su etapa final, y se prevé que las piezas puedan volver a su lugar de origen en el primer trimestre de este año.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40