Cultura

Rendirán homenaje al compositor Federico Ibarra por sus 70 años

* Presentarán las óperas "El pequeño príncipe" y "Antonieta"

Con las óperas "El pequeño príncipe" y "Antonieta", la Coordinación de Música y Ópera del Instituto Nacional de Bellas Artes rendirá un homenaje al compositor mexicano Federico Ibarra Groth (1946), los días 14, 18 y 21 de febrero en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes, por sus 70 años de vida.

En entrevista, los integrantes del elenco, Enrique Ángeles, quien caracteriza a "El piloto" en "El pequeño príncipe" y Gerardo Reynoso, quien da vida a "Alegoría del Arte" en "Antonieta", charlaron sobre estas obras, al tiempo de celebrar que el músico y compositor siga vivo.

Para Reynoso, Ibarra Groth es uno de los compositores más prolíficos de nuestros tiempos y refirió que no es la primera vez que ha trabajo con él representando algún papel en sus óperas.

"Tuve la fortuna de participar en dos de sus óperas, una de ellas precisamente ´Antonieta´, la cual se estrenó en el 2010, además tuve el privilegio de participar en la grabación del disco de esta ópera, ahora estoy de vuelta participando en este homenaje", dijo.

Bajo la dirección concertadora de Iván del Prado, "Antonieta" está basada en la vida de Antonieta Rivas Mercado (1900-1931), hija del arquitecto Antonio Rivas Mercado, quien diseñó la Columna de la Independencia.

Ella tuvo un papel preponderante como promotora de las artes, pues apoyó económicamente a Carlos Chávez con la Sinfónica de México, además del teatro y las artes plásticas.

Como pareja sentimental de José Vasconcelos tuvo mucho que ver en las ideas que éste plasmó dentro de su programa como primer secretario de Educación Pública, después de la Revolución Mexicana.

"Se trata de una obra difícil, el mover a un coro, solistas, al hablar de un personaje como Antonieta Rivas Mercado, la forma en que el maestro lo hace, es iniciando y concluyendo la obra de la misma forma, el suicidio de la protagonista.

"Además se manejan personajes que en vida estuvieron con ella como José Vasconcelos, su propia madre, en fin, se emplean diferentes alegorías como la de la Política, personificada por el propio Vasconcelos, la del Arte, Manuel Rodríguez, y la del Amor que es su madre y que caracteriza Zaira Soria", señaló Reynoso.

Indicó que más que un homenaje a la propia Antonieta Rivas Mercado, Federico Ibarra toma a un personaje que fue importante como mecenas del arte de México y porque se desarrolló en una etapa previa a la Revolución Mexicana.

La ópera en un acto con la música del propio Federico Ibarra y libreto de Verónica Musalém (1966), llegará por primera vez al Palacio de Bellas Artes con la dirección escénica de José Antonio Morales.

"La obra habla de su vida, de su muerte en la catedral de Notre Dame, y a partir de su suicidio habla sobre el trato que tuvo con Vasconcelos, con Manuel Rodríguez y de lo traumático que fue para ella el abandono de su madre", señaló.

Por lo que hace a "El pequeño príncipe", Enrique Ángeles comentó que la ópera también de un acto, con la música de Ibarra y el libreto de Luis de Tavira (1948), está basada en la novela "Le petit prince" de Antoine de Saint-Exupéry (1900-1944).

"La obra está inspirada en el famoso cuento de ´El Principito´ con adaptación de Luis de Tavira", dijo Ángeles, quien agregó que en esta ópera se aborda el propio cuento del autor francés.

"Lo tomaría como una reflexión del adulto, que cuando se vuelve adulto pierde un poco al niño que llevamos dentro y a raíz del accidente en el desierto, el piloto vuelve a recuperar a ese niño de las circunstancias difíciles", indicó.

El libreto realizado por Luis de Tavira sobre el original de Saint-Exupéry, tiene como virtudes la síntesis de las ideas principales del libro, así como su capacidad de rescatar y transformar algunos de los temas clave del texto.

Visualmente atractiva, a decir de Ángeles, la ópera tiene un lenguaje particular, "pues es la manera propia de Ibarra de expresar la música y posee algunas complejidades hablando en cambios de compás, en intervalos armónicos, lo cual no solo requiere de un cantante que cante bien, sino que lo acompañe un músico solo.

Estrenada en México en el Teatro del Centro Cultural Helénico en 1999, la obra que contará con la dirección escénica de Luis Miguel Lombana, llegará también por primera vez al Palacio de Bellas Artes.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40