Cultura

¿No puedes salir con tus amigos sin tomar fotos?

Saturación de imágenes afecta emocionalmente, según fotógrafo mexicano

Enfocarse en el mundo de la tecnología restringe la capacidad de ver las maravillas del mundo real, por generarse una saturación de imágenes que emocionalmente afecta en demasía, consideró el fotógrafo mexicano Alex Dorfsman.

Entrevistado durante su visita a esta ciudad, el fotógrafo y escritor comentó que actualmente se considera más real la representación que la propia realidad; es decir, que la foto y el video llegan a ser más reales e importantes de lo que sucede en el momento.

La mayoría de las veces, expuso, cuando alguna persona va a un concierto ni siquiera graba el concierto, sino que se graban ellos mismos cantando en el concierto.

Se vive una etapa en la que archivar como estrategia de supervivencia propone un acercamiento hacia la imagen como materia para el ejercicio emocional, un trabajo en el que coleccionar, archivar, revisar y crear nuevas entidades, es la constante.

En ese sentido, recomendó el acercamiento, “porque estamos muy saturados de imágenes... medio perdidos, dependiendo de la imagen sin ver la realidad, donde se llega a ser ególatras pues queremos ser estrellas, vistos y escuchados”.

En su opinión, ya no hay ética mínima de la utilización de imágenes, ni siquiera en algo tan frágil como la muerte de una persona querida, por lo que opinó necesario poner filtros y darle tiempo a la gente.

Explicó que él no podría dar clase o terapia a través de una red social “tenemos que vernos, el fotógrafo vive sin tener Facebook porque considera que es una inquietud y manera de resistencia”.

Prefiere, sostuvo, exponer sus ideas y dar conferencias en los museos o lugares donde pueda tener diálogos reales que son más importantes para él que tener miles de seguidores que lo vean a través de pantallas.

En su opinión, los cambios de estos tiempos son como lo fue la fotografía polaroid, en los años 60, que era como el Instagram, pero que las cámaras no hacen las propuestas ni a los fotógrafos, sino la persona.

La fotografía, subrayó, es una herramienta que le permite seguir develándose y cuestionándose “en el mundo en el que vivimos, descubriendo misterios, ya que tenemos la libertad de usar la imaginación”.

Cursó la licenciatura en Artes Plásticas en la Escuela Nacional de Pintura, Escultura y Grabado “La Esmeralda” en la ciudad de México.

Tiene formación en pintura, escultura y grabado, empezó a estudiar video y fotografía de instalación desde hace 20 años cuando cambiaron el plan de estudios y la percepción del arte contemporáneo en la Ciudad de México.

Expuso que una persona que creció en los 80, antes del Tratado de Libre Comercio es muy diferente a otra que creció en Tijuana o en la frontera en esa misma generación donde los libros, películas y música llegaban mucho después a la Ciudad de México.

Él pertenece a una generación que vivió el puente entre lo análogo y digital y hoy en día se coleccionan cosas, imágenes y vivencias que se guardan en el teléfono o espacio etéreo que cuando se pierden, sienten que se perdió la vivencia.

Debido a su experimentación en su carrera se dedicó a la fotografía y a hacer libros, por eso cree importante imprimir las fotografías y tener algo físico.

Recordó que otras generaciones no tenían que ser editores para hacer un álbum de fotos, ya que había una especie de sentido común que cuando alguien se iba de viaje y querían mostrarlo hacían las diapositivas y las mostraban a los amigos.

De esa forma compartían las vivencias, pero las hacían físicas, con las personas, no como se hace ahora con algunas redes sociales, que se necesita retroalimentación, que les den likes a las publicaciones ya sea “amateurs” o profesionales.

Dorfsman también habló de la preservación documental fotográfica, su evolución tecnológica y la influencia que tiene sobre la sociedad actual.

Según él, archivar es una estrategia de supervivencia emocional, que todos hemos cultivado desde niños, y eso va formando nuestra personalidad pero la idea del archivo hoy está en tela de juicio ya que coleccionamos muchas imágenes a diario.

El fotógrafo mexicano con publicaciones en México y el extranjero ha participado en exposiciones individuales y colectivas en México, Estados Unidos, Canadá, Francia, Alemania, España, Reino Unido, Rusia, Chile, Nueva Zelanda, Singapur, Corea y Hong Kong.

Es el artista plástico que se dedica a la fotografía, escribir libros, dar clases de la historia de la fotografía, producción de libros y es miembro del Sistema Nacional de creadores del Fondo Nacional para la Cultura y las Artes.

Ha recibido premios como el de Fotografía Latinoamericana Purificación García en 2011.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40