Cultura

Gioacchino Rossini nace #UnDíaComoHoy pero de 1792

Recordamos a quien ocupó “el trono” de la ópera italiana, principalmente con sus obras cómicas

Giovacchino Antonio Rossini fue el más grande compositor italiano, se hizo famoso por numerosas óperas, aunque lo que el público más disfrutaba era sin duda las cómicas.

Se desempeñó principalmente en el Bel Canto, genero popular en el siglo XIX, mismo que se centraba en ejecutar de manera exquisita el Legato, una nota musical producida vocalmente en conjunto con los agudos, sobreagudos, la respiración y la coordinación del registro vocal.

Nació en año bisiesto, un 29 de febrero de 1792, su carrera comenzó en 1815, cuando un apoderado empresario lo contrató para crear óperas en dos teatros que administraba, así Rossini se hizo de gran fama, la suficiente para vivir sin problemas, también recorrió Italia y creó varias óperas de todos los géneros, cuya influencia fue absoluta para todos los compositores posteriores e incluso contemporáneos.

Para 1816 ya era toda una celebridad, elogiado por su gran estilo, se le otorgó la oportunidad de presentar una ópera en Roma, adaptando un argumento, así que escogió “El barbero de Sevilla”, famoso libreto de Cesare Sterbini, uno de los más influyentes libretistas de esos años, la segunda parte fue musicalizada por el mismísimo Mozart.

Tras el éxito del Barbero empezó una gira por toda Europa, donde llenaba teatros y se regocijaba en el arrullador sonido del aplauso de las masas. Para 1823 presentó su última ópera, misma que le valdría una última gira en Londres para 1824.

Para la tristeza de sus seguidores, no sacaría más material debido a una severa gonorrea y problemas maniaco-depresivos; incomprendido y con la salud bastante deteriorada, Rossini falleció cerca de París, el 13 de Noviembre de 1868.

Sus restos yacen en Florencia, junto a los “más grandes de Italia”, como Galileo Galilei, Dante y Miguel Ángel, dejó un legado monetario considerable, del que destinó fondos para la creación de un asilo para músicos retirados (existente todavía) y otras obras de beneficencia y caridad.

Por Brandon Ortíz Reynaga


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40