Cultura

Erupción de volcán habría ocasionado disminución de población maya

UNAM realiza un estudio en la caldera volcánica de Ilopango, en El Salvador, para saber cuál fue el impacto que tuvo la explosión del volcán en el descenso de la población maya

La Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) realiza un estudio en lacaldera volcánica de Ilopango, en El Salvador, para saber cuál fue el impacto que tuvo la explosión del volcán en el descenso de la población maya.

Se tiene registro que la última erupción de la caldera sucedió hace mil 500 años, lo que pudo ocasionar la disgregación de la cultura maya y, en consecuencia, el declive de esta civilización, aseguró el investigador de la UNAM, Gerardo de Jesús Aguirre Díaz.

Los efectos de la erupción en Ilopango tuvieron secuelas en el sureste de México y podrían presentarse de nuevo en un futuro, afirmó Aguirre Díaz en una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt).

En el proyecto trabajan estudiantes de doctorado y diez investigadores de distintas especialidades en geociencias y matemáticas, detalló el especialista.

“Es mucho trabajo de campo, hay que visitar la caldera y sus alrededores para realizar trabajo geológico, es decir, revisar y estudiar los productos volcánicos que salieron de la caldera”, explicó el doctor.

Los investigadores antes de iniciar el trabajo en el laboratorio determinan la cronología de los acontecimientos geológicos con la medición de los depósitos y toman muestras para analizarlos, después calculan su volumen y determinan el alcance de las erupciones.

“Lo que hacemos es obtener las edades de los productos arrojados por la caldera y ver si hay algún tipo de recurrencia en el tiempo en las diferentes erupciones mayores que ha tenido”, detalló el investigador.

Aguirre Díaz explicó que para esta investigación su equipo trabaja con instrumentos de alta tecnología para determinar cuánto tiempo transcurrió desde el momento en que la roca se cristalizó al salir del volcán en el momento de la erupción.

Ahora, los investigadores crean modelos matemáticos con los datos recabados para hacer simulaciones numéricas de las erupciones pasadas, lo cual permitirá elaborar guías de prevención para la población en futuras explosiones y saber su impacto continental.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40