Cultura

Cocineros de Tepeaca conquistan paladares con Ruta del Marisco

El poblado de San Hipólito Xochiltenango conquista paladares en su Ruta del Marisco

El poblado de San Hipólito Xochiltenango conquista paladares en su Ruta del Marisco, tramo principal de la carretera federal Puebla-Tehuacán, donde poco más de 15 restaurantes, sin ser destino de playa, ofrecen platillos del Golfo de México y del Pacífico.

El municipio de Tepeaca, que cuenta con 21 juntas auxiliares, entre ellas San Hipólito Xochiltenango, se ubica a 40 kilómetros de Puebla capital, en la zona centro-oriente.

Esta localidad está a cinco minutos de la cabecera municipal, pero no hay pierde para los paseantes pues todo habitante le sabrá guiar para llevar a la Ruta del Marisco.

La presente administración municipal, a cargo de David Huerta Ruiz, a fin de divulgar esta oferta gastronómica creó la Ruta del Marisco, la cual este año desarrolla su tercera edición del 25 de febrero al 27 de marzo y con la cual esperan más de 50 mil comensales en la temporada de Cuaresma.

Los visitantes a Tepeaca no pueden omitir en su recorrido hacer una parada en alguno de estos comercios que son atendidos por sus propietarios, quienes ofrecen una variada carta de platillos que van desde los más innovadores, exóticos, frescos y a precios accesibles.

Entre otros se puede optar por camarones en mayonesa, camarones piña-coco, camarones cubiertos de chicharrón, mojarras en sus variadas preparaciones y gran variedad de mariscos.

Arturo González, gerente del restaurante Villa del Mar, relató a Notimex cómo surgió la oferta gastronómica pues este establecimiento fue el iniciador de la venta de mariscos hace 36 años cuando entonces, ahora su suegra, sólo vendía cocteles de camarón y mojarra frita.

“Lo que ahora es el restaurante antes era un modesto estanquillo que no tenía puertas, se cerraba con láminas que tenía clavadas corcholatas de refrescos”, relató.

El señor González añadió que el negocio comenzó como en muchos casos, por la necesidad de tener una fuente de ingreso, sin pensar que éste se convertiría en una tradición que replicaron otros lugareños y que ahora son propietarios de restaurantes”.

Sobre la carretera federal Puebla-Tehuacán, a la altura del kilómetro 41 sólo transitaban transportistas de carga pesada, así como autobuses de pasajeros; pero años atrás esta misma vía fue la que usaron los mercaderes para transportar artículos que españoles que llegaban al puerto de Veracruz y trasladaban a la Ciudad de México.

“En esa carretera siempre se trasladó mercancía, y luego fue el paso de transportistas; entre éstos los que llevaban pescado fresco a la Ciudad de México”, comentó.

Rememoró que su esposa “Norma me platica que su mamá veía la mercancía y por necesidad decidió comprar camarón para comenzar la venta de cocteles, entonces sus clientes eran los choferes de traileres, camiones de carga y de autobuses de pasajeros”.

La necesidad de generar un ingreso se unió al buen sazón de la propietaria, quien al poco tiempo falleció y heredó su negocio a su hija Norma de tan sólo 15 años de edad, quien siguió con la encomienda e incrementó el número de platillos para la carta y con ello atrajo comensales.

El platillo estrella de la casa es la mojarra y los filetes en diversas preparaciones como a la diabla, al mojo de ajo, en salsa de chiltepín; así como camarones ya sea en coctel, empanizados con coco, con chicarrón, en piña-coco, o en empanadas y tostadas.

La fama de la que se ha hecho esta comunidad ha permitido que personalidades del mundo de la política, de televisión, espectáculos y culturales lo hayan visitado, y Arturo González mencionó solo algunos de la lista de personalidades a las que atendió.

“Jacobo Zabludovsky fue uno de los visitantes que comió en este restaurante, vino con su esposa y pidió una mojarra frita. La escritora Elena Poniatowska también ha visitado este lugar junto con su familia”, afirmó el dueño del establecimiento.

Mencionó que también han comido en ese lugar los integrantes del grupo Bronco, el actor Edgar Vivar y muchos otras figuras públicas “que se van admirados de que en un lugar sin mar degusten productos frescos, deliciosos y a buen precio”, señaló.

Para comenzar, todos los establecimientos en la Ruta del Marisco reciben con una cortesía de la casa a los comensales, ya sea un consomé o caldo de camarón para preparar el estómago, después eligen su platillo con pescados o mariscos a su gusto.

Los productos que componen en guisado son frescos y variados, ya sea del Golfo de México o de la zona del Pacífico mexicano, y para terminar, los restauranteros regalan paletas de hielo a sus visitantes, quienes regresan a esta comunidad varias veces al año, periodo en el que suman cerca de 300 mil visitantes.

Por otra parte, Pilar Trujeque Zenteno, gerente de la casa Delfín Dorado, aseguró que existe unidad entre los restauranteros de la zona, a fin de atraer a más clientes y que éstos elijan a su favorito, los encargados de las cocinas cada vez innovan con platillos exóticos, más vistosos, mejor presentados y fusionando nuevos sabores.

En este restaurante, que es el primero de la Ruta del Marisco han creado sabores como salmón al chimichurri, camarón en aguachile, chiles toreados rellenos de camarones, mariscada para 10 personas, y combinaciones de jalapeño, camarones, queso Chihuahua, flor de calabaza, presentados en hoja de tamal.

Los fines de semana, al igual que el resto de los negocios, proponen buffet de mariscos en el que sirven cerca de 20 platillos a base de pescados y mariscos, una variedad de ensaladas dulces y saladas, así como una gran barra de postres, con precios aproximados de 170 pesos por adulto y 80 pesos por niño.

Gerardo González Tlatelpa, director de Turismo de Tepeaca, subrayó que para aquellos que no gustan de comer productos del mar, pueden optar por las afamadas carnitas y cueritos de puerco.

Asimismo, por cemitas de pata de res, milanesa, pollo, chilpotle relleno o de queso fresco; o el taco placero conformado por una enorme tortilla con chicharrón, pico de gallo, pápalo y aguacate criollo.

También recomendó que en su recorrido por este poblado visiten su parroquia dedicada a San Hipólito, un templo que, a diferencia del resto, no tiene un retablo principal hecho de madera o yeso, sino que está pintado y presenta las principales obras de dicho santo.

El municipio tiene una variada oferta turística para los visitantes; y con el propósito de incrementar el número de paseantes, en los últimos tres años, se han creado seis campañas de promoción para visitar la ciudad durante todo el año.

La primer campaña inicia con las vacaciones de Semana Santa y para ello impulsan la Ruta del Marisco, la segunda incluye el 30 de abril con motivo de la fiesta al Niño Doctor de los Enfermos y le sigue el Festival de Aniversario de la Fundación del Municipio.

La quinta campaña es antes de diciembre para invitar a conocer el poblado de Santiago Acatlán, donde se elaboran figuras de nacimientos, y la sexta campaña es alusiva a la época decembrina.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40