Cultura

Compartir

La tierra es de quien la trabaja

Emiliano Zapata se levanta en armas #UnDíaComoHoy pero de 1911; recordamos a un líder de la revolución mexicana

Emiliano Zapata, un humilde campesino morelense, decide levantarse en armas para secundar el movimiento revolucionario de Francisco I. Madero. Una vez que se puso en marcha el Plan de San Luis, pronto se dirigió al sur del país, pues ya era perseguido por un batallón de soldados de Aureliano Blanquet, quien se había adelantado a la conspiración en contra del Porfiriato.

Se efectuaron 5 batallas importantes, en este periodo Zapata fue ascendido como nuevo jefe revolucionario maderista del sur, tras la muerte de Pablo Torres Burgos. Al triunfo del maderismo, Zapata no cede a la petición del licenciamiento de sus tropas a menos que “a cada uno se le otorgue la seguridad de tierras para sembrar a cambio de sus fusiles”.

Para Zapata, las cosas no eran fáciles, la guerra no terminaba con el derrocamiento del porfirismo, sino con la devolución de las tierras robadas por los hacendados millonarios a los campesinos, todo esto con el lema "La tierra es de quien la trabaja".

Además de que el derrocamiento de Díaz trajo una sarta de celos enorme entre los revolucionarios en relación a quién debía conservar el poder, lo que posteriormente trajo consigo la decena trágica: la traición del gabinete Maderista, el asesinato del propio Madero y el eventual ascenso de Victoriano Huerta, quien tuvo el descaro de colocar al antiguo enemigo de Zapata, Aureliano Blanquet, como general de división.

Huerta quiso hacer la paz con Zapata, pero él, que tenía dominio sobre la mitad del país, se negó, declaró la guerra contra los asesinos de Madero, lanzó el plan de Ayala y dialogó con Venustiano Carranza para efectuarlo, colocando a Huerta como traidor indigno a la presidencia, pero Carranza se negó. Así Zapata se unió a Francisco Villa forjando la alianza norte-sur que invadió la Ciudad de México

Sin embargo las fuerzas Carrancistas eran fuertes, una vez que los villitas sufrieron graves derrotas, tras diálogos, guerrillas y demás situaciones que diezmaron el país, Jesús Guajardo, un general que fingió descontento con Carranza, ofreció una supuesta alianza a Zapata, dándole armas, comida y un gran recibimiento.

El fraude se desenmascaró cuando Zapata sintió que algo andaba mal, sacó su arma, pero se la derribaron de un balazo, un tiroteo comenzó y Zapata falleció el 10 de Abril de 1919. Luego de esto, Guajardo fue condecorado por el Presidente Venustiano Carranza como el nuevo General de División y su mano derecha.

Por Brandon Ortíz Reynaga


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40