Cultura

Pulpo humano se apodera del Museo Tamayo

Más de 80 bailarines, coreógrafos y aficionados al baile participaron en la instalación interactiva “Octopia”, del artista argentino Eduardo Navarro, que fue inaugurada en el Museo Tamayo Arte Contemporáneo, donde podrá ser apreciada hasta el 3 de julio.

Más de 80 bailarines, coreógrafos y aficionados al baile participaron en la instalación interactiva “Octopia”, del artista argentino Eduardo Navarro, que fue inaugurada en el Museo Tamayo Arte Contemporáneo, donde podrá ser apreciada hasta el 3 de julio. Se trata de un ejercicio de exploración del movimiento colectivo y sensibilidad corporal en forma de pulpo, que se activó ayer, en la primera de cuatro presentaciones que tendrá, con la participación de ocho personas en la cabeza y nueve más a lo largo de cada tentáculo.

“Es una especie de animal mitológico, mitad humano, mitad pulpo, pero está más que nada relacionado a crear una especie de sociomotricidad entre las personas, no es que ellos controlen al pulpo, sino que el pulpo los controla a ellos”, explicó Navarro en declaraciones a la Secretaría de Cultura federal.

A su vez, “Octopia” es un sistema de pensamiento para un pulpo que ocupa a manera de escultura las salas del museo, donde también se activa.

En el exterior del edificio, la instalación cobrará vida de nuevo los días 9 de abril, 14 de mayo y 11 de junio.

Las activaciones, además de ser un estudio de expresión que omite el habla como medio principal de interacción, brindan a los participantes una experiencia de comunicación integral, en la que por medio de la cancelación de la individualidad y la investigación de la sociomotricidad, se alcanza otra forma de conocer al mundo.

Para arrancar las actividades 2016 del recinto, de forma simultánea inauguró la exposición “Caminar Juntos”, de Mario García Torres, por primera vez en un museo de México y que el público podrá visitar hasta el 19 de junio.

La muestra revisa 15 años de trayectoria del artista coahuilense a través de 40 obras pictóricas, plásticas, fotográficas y audivisuales, además de performances y recorridos diversos por espacios de la Ciudad de México, incluidas piezas como "¿Alguna vez has visto la nieve caer?" y "Lo que sucede en Halifax se queda en Halifax".

Al respecto, el pintor comentó que el proyecto “se trata de dos obras importantes que han marcado mi proceso creativo y momentos importantes de mi desarrollo y pensamiento. Piezas que ponen a pensar que las obras de arte suceden en diferentes lugares, no sólo en museos y en cómo se cuenta una historia”.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40