Cultura

Desenfado animal

La Parroquia de San Mateo fue testigo impasible de una historia imposible.

En un intento por incentivar la práctica de la escritura, así como la creación de textos literarios que jueguen y a la vez se nutran de la fotografía y el audiovisual, la Fundación Escritura(s), en colaboración con Talleres de escritura creativa Fuentetaja, en meses pasados convocaron al Primer Concurso Historias de la calle.

¿El resultado?: 400 escritores de Iberoamérica, con la esperanza de recibir 1500 euros, ver su obra publicada y con el reto de presentar una gran historia en máximo 500 palabras, nos compartieron sus propuestas y anécdotas de la calle.

Si eres amante de le lectura y te sobran 5 minutos, entra a www.clubdeescritura.com/convocatoria/ver/historias-de-la-calle, inscríbete y vota por el cuento que más te guste.

Te dejamos una "probadita" de una de estas divertidas historias:

Desenfado animal

Hacía una tarde hermosa; yo caminaba distraído cuando un muro de piedra, cargado de bugambilias, llamó mi atención, dentro un verdísimo jardín plagado de paz me invitaba a visitarlo y como no soy de los que rechazan una buena invitación, crucé la reja y me acomodé en uno de sus bancos más alejados.

El trinar de los pájaros, los frondosos árboles y los tupidos arbustos lograron eso que los calmantes no pueden, hacerme sentir muy, muy bien, tanto que, poco a poco, me fui amodorrando y cuando estaba a nada de quedarme dormido unos gritos me robaron la ensonación.

- ¡Auxilio!… ¡por favor ayúdenme! ¡Socorro!

En automático di un brinco y corrí unos metros hacía donde surgía la voz: una mujer de 65 o 70 años, con ojos llorosos y evidente preocupación, intentaba alejar a una niña...

Si quieres terminar de leer esta divertida muestra, ingresa a: https://goo.gl/ciTCx9 y si es de tu agrado dale tu voto.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40