Cultura

Compañía Nacional de Danza Folklórica celebra su XLI aniversario

La Compañía Nacional de Danza Folklórica, dirigida por la maestra Nieves Paniagua, ofreció la víspera una función especial para conmemorar su XLI aniversario de ardua labor en el rescate de los bailes tradicionales de esta noble nación, trabajo coreográfico cuya presencia se expande con reconocimiento en el ámbito mundial.

La Compañía Nacional de Danza Folklórica, dirigida por la maestra Nieves Paniagua, ofreció la víspera una función especial para conmemorar su XLI aniversario de ardua labor en el rescate de los bailes tradicionales de esta noble nación, trabajo coreográfico cuya presencia se expande con reconocimiento en el ámbito mundial.

El Teatro de la Ciudad Esperanza Iris cobijó la gala de lujo cocinada con danzas yaquis, tarahumaras, aztecas y huicholes, relativas a la celebración de Semana Santa, y así, esa compañía fundada por Paniagua festejó un aniversario más, al que se sumaron cientos de personas, en solitario, parejas y familias enteras, con visible ánimo patriótico.

La celebración comenzó a las 19:00 horas con danzas como el ritual de Semana Santa de los tarahumara, de Chihuahua; la Danza del Venado de la comunidad yaqui, de Sonora; la Danza de la Pluma del pueblo azteca, de Oaxaca; la Boda Nayarita de huicholes, de Nayarit, y otras festividades propias de Chiapas, Guerrero, Jalisco, Nuevo León y Veracruz.

Creada en el año 1975 con el fin de rescatar tradiciones, costumbres y ritmos indígenas, la Compañía Nacional de Danza Folklórica es dirigida por la maestra y coreógrafa Nieves Paniagua, egresada de la Escuela Nacional de Maestros, quien aplicó programas de danza para escuelas primarias y secundarias y fue parte del elenco de mítico Ballet de Bellas Artes.

En sus archivos hay constancias de sus viajes a numerosos países como Alemania, Francia, Hungría, Italia, Suiza, Yugoslavia, Chile, Colombia, Ecuador, Honduras, Perú y Panamá, donde ha compartido marquesinas y actuaciones con otras compañías de danza clásica, contemporánea, orquestas sinfónicas y diversas agrupaciones de teatro y ópera.

La compañía inició con pocos recursos económicos. La primera generación fue de niños de entre 6 y 15 años, de origen modesto, quienes se esforzaron por asistir a los ensayos y adquirir la maestría necesaria para consolidar una compañía.

Dos años después el grupo ya realizaba presentaciones que le otorgaron el nivel de institución de arte y cultura seria.

Hoy, Nieves Paniagua mantiene la misma pasión hacia la danza. “No es el sombrero, no es el huarache, es el espíritu del ser humano el que ha sostenido tantos años a toda la comunidad de la compañía. Estudiamos para ser mejores, para que nuestro México siga creciendo más”, afirmó en entrevista previa a la función de aniversario de este sábado.

A lo largo de su trayectoria, la coreógrafa ha buscado el reconocimiento y dignificación profesional para el maestro y el bailarín de danza folklórica, además de acercar la danza tradicional académica a sus raíces y hacer notar que no sólo los coreógrafos profesionales pueden enseñar sobre baile regional, pues los habitantes de cada región tienen algo que aportar.

Este 2016, por su contribución a la danza, trayectoria y labor orientada a fortalecer el orgullo mexicano a través de su cultura, Paniagua recibirá el Premio Coatlicue, instituido en el 2000 por el Colectivo de Mujeres en la Música y la Coordinadora de Mujeres en el Arte (ComuArte), con la finalidad de homenajearla y brindarle un reconocimiento.

La pianista María Puente, la escultora Leticia Arroyo, la escritora Guadalupe Martínez Galindo y la comunicadora Anabel Hernández, son las personalidades que este 2016 comparten con Nieves Paniagua el honor de recibir el galardón otorgado por ComuArte, uno de los más preciados entre las mujeres que hacen algo por engrandecer a esta patria.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40