Cultura

Las artesanas mexicanas se están empoderando con sus bordados

Las artesanas de Chiapas y Guerrero se están empoderando a través de sus bordados, los cuales se han colocado en mercados que los valoran y pagan un precio justo, dijo Ana Paula Fuentes, exdirectora del Museo Textil de Oaxaca y quien trabaja con dos cooperativas de artesanas.

Las artesanas de Chiapas y Guerrero se están empoderando a través de sus bordados, los cuales se han colocado en mercados que los valoran y pagan un precio justo, dijo Ana Paula Fuentes, exdirectora del Museo Textil de Oaxaca y quien trabaja con dos cooperativas de artesanas.

“El camino de los Altos” es el nombre de la cooperativa de San Cristóbal de las Casas, donde laboran 130 tejedoras mayas, quienes han sido asesoradas respecto a cómo promover sus prendas en el mercado nacional e internacional.

La otra cooperativa de tejedoras se llama “La flor de Xochistlahuaca” compuesta por 20 mujeres de Amuzgo y Fuentes trabaja como “facilitadora” con dos cooperativas de mujeres tejedoras de la región maya de Chiapas y de Amuzgo, Guerrero.

“El trabajo que realizo con las tejedoras va encaminado a crearles conciencia para que puedan apreciar y empoderarse a través de sus textiles, que no los vean sólo como para vender y ya sino algo que es parte de sus vidas y con lo que puedan vivir dignamente, además de preservarlo”.

Fuentes fue entrevistada en el marco del seminario “Modern Mexico: Fusions, Fashion and Folk Art”, que realizó este fin de semana el Royal Ontario Museum (ROM), donde participaron promotores culturales y académicos de México y Estados Unidos.

“Me parece muy importante que el ROM haya realizado este seminario para dar a conocer lo que están haciendo las tejedoras mexicanas y hablar del arte popular, la moda y el México moderno”, refirió.

Nacida en la ciudad de México, Fuentes realizó estudios sobre diseño de textiles y es cofundadora del estudio experimental “11011” de Oaxaca, donde radica.

Convencida de que “el arte de las tejedoras las puede volver mujeres autónomas”, Ana Paula promueve los productos tanto en México como en el extranjero.

“Las tejedoras de Chiapas y Guerrero con las que trabajo venden sus textiles dentro y fuera de México en varias tiendas, ferias y museos ante un mercado que valora el textil y la filosofía que estas cooperativas tienen”, explicó.

Agregó que las tejedoras fueron invitadas por el International Folk Art Market de Santa Fe, Nuevo México para vender sus textiles y representar a su comunidad.

La promotora afirmó que gracias al trabajo que se realiza con ellas “estas tejedoras están vendiendo sus productos al mercado correcto, que valora su arte y que paga un precio justo”.

Añadió que en el trabajo con las artesanas se promueve que sus textiles sigan estando basados en su original, es decir, en las técnicas y motivos tradicionales, pero a la vez que haya innovaciones.

“Si la cultura es estática muere y los menos tradicionalistas son los mismos artesanos, porque siempre van adoptando temas nuevos, les gusta innovar, pero deben respetar la esencia de lo que ellos hacen”, señaló Fuentes.

Este seminario se realizó como parte de la exposición ¡Viva México! Clothing & Culture que el 23 de mayo termina su exhibición anual de textiles mexicanos, rebozos, zarapes y huipiles de varios siglos (del XVIII al XXI).

Por otra parte, el artista Humberto Spindola, quien también participó en el seminario, dijo a Notimex que a lo largo de 35 años de carrera ha trabajado para que la cartonería, el papel picado y la piñatería “no se queden como una forma artesanal sino que puedan evolucionar hacia el arte”.

“Busco que estas técnicas evolucionen y para eso hay un camino, técnicas, materiales, productos”, remarcó.

Además de decorar ofrendas con sus diseños de papel picado, Spindola ha recreado en papel la vida del México virreinal.

Su presentación ante canadienses que acudieron al seminario del ROM mostró fotos de sus vestuarios en papel de china, como “Las dos Fridas” y “La Catrina”.

Sus instalaciones de papel picado han adornado exposiciones en el Museo Británico de Londres, el Decorative Arts en Hilsinki y el Museo de Papel en Basel.

Los cortes en papel elaborados por este artista fueron parte del vestuario de la ópera “Moctezuma” de Antonio Vivaldi (perdida por 250 años). Por estos diseños de vestuario ganó un premio internacional.

Spindola indicó que en Europa, a donde va cada año, hay una constante búsqueda e innovación en este arte y recordó que al igual que China que creó su papel, México creó el papel amate.

“Los trabajos de papel tienen en México por lo menos mil 500 años de historia”, aseveró.

De su experiencia de venir a Canadá por primera vez, Spindola dijo: “estoy muy contento de que me inviten, más que como artista como una persona que puede dar una opinión sobre las técnicas mexicanas del papel y sobre el arte barroco”.

El Royal Ontario Museum, el museo más grande de historia natural de Canadá, ha albergado importantes exposiciones mexicanas como “Los Mayas”. La exposición ¡Viva México! Clothing & Culture, que termina el 23 de mayo, ha atraído a más de 130 mil visitantes.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40