Cultura

Fue Mark Twain un aventurero que inició como tipógrafo

Mañana jueves se conmemoran los 106 años de su partida

“El arte de vivir consiste en conseguir que hasta los sepultureros lamenten tu muerte”, afirmaba el escritor y periodista estadounidense Mark Twain, cuyo legado enaltece la aventura de vivir sin preocuparse porque lo consideraran loco, pues esa etiqueta “explicaría como somos y resolvería muchos misterios”.

Considerado un periodista y novelista aventurero, Twain es recordado a 106 años de su partida que se cumplirán este jueves.

De acuerdo con la página oficial del autor, Samuel Langhorne Clemens es el nombre de pila de Mark Twain, hijo de John Marshall y Jane Lampton Clemens, nació el 30 de noviembre de 1835 en Florida, Missouri, Estados Unidos.

Tras la pérdida de su papá a los 12 años, y la crisis financiera por la que pasaba su familia, tuvo que abandonar sus estudios para aprender el oficio de tipógrafo en una editorial.

Una vez dentro del ambiente periodístico de aquella época, sintió inspiración, así como el apoyo para empezar a escribir sus primeros artículos periodísticos en los diarios oficiales de Filadelfia y Saint Louis.

Cuentan sus biógrafos que desde muy joven la vida del literato se caracterizó por buscar aventuras pero también una estabilidad económica de la que careció en sus primeros años, por esta razón al cumplir la mayoría de edad decidió independizarse y luchar por una mejor calidad de vida.

El autor siguió ejerciendo el oficio de tipógrafo en varios lugares para después viajar a Nueva Orleans donde aprendió a ser piloto de un barco de vapor, oficio que ejerció entusiasmado durante algunos años, hasta la Guerra de Secesión (1861-1865).

Su objetivo de amasar una gran fortuna lo llevó a trabajar en las montañas de la Sierra Nevada en una mina donde buscaba oro, su trabajo fue constante, pero no obtuvo mucho éxito.

Por ello decidió regresar al periodismo, logrando su primer éxito literario en 1895 con la obra “La famosa rana saltarina de Calaveras”. Fue en este momento que el escritor decidió optar por el seudónimo de Mark Twain.

Eligió firmar su trabajo así debido a su gusto por la navegación, ya que el término corresponde a una unidad de longitud náutica para poder surcar.

El trabajo en el periodismo lo guío hasta San Francisco, donde conoció al poeta Bert Harte (1836-1902), quien lo alentó a seguir escribiendo y enfocarse a la carrera literaria, según datos biográficos.

En el periodismo se reconoció su trabajo por abordar temas de racismo y esclavitud, tópicos que fueron censurados en aquella época en varias regiones de Estados Unidos.

Twain siguió con sus viajes, trasladándose a la Polinesia y Europa, donde sus bastas experiencias lo inspiraron a escribir y publicar: “Los inocentes en el extranjero” (1869) y “A la brega” (1872).

En la década de 1870 conoció a Olivia Langdon con quien se casó e hizo una familia, estableciéndose en Connecticut.

En 1876, Twain publicó la primera novela que le daría fama mundial, “Las aventuras de Tom Sawyer”, una historia casi autobiográfica que relata las aventuras de un niño que vive a las orillas del río Mississippi.

El éxito del literato se consolidó al divulgar “Las aventuras de Huckleberry Finn” (1882), considerada una de las lecturas recomendadas de la literatura universal.

La trayectoria del autor puede ser considerada en dos partes, la primera; que se caracteriza por tener un estilo popular, divertido, inocente y reflexivo, la segunda; se puede encontrar una redacción más avanzada en sentido de pesimismo, amargura, ironía y sarcasmo.

“Las aventuras de Tom Sawyer” ha sido adaptada al teatro, caricaturas, series y al cine, destacando la versión del Séptimo arte del director Don Taylor en 1973, protagonizada por Johnny Whitaker, Jodie Foster y Jeff East.

Dentro desu legado literario destacan también: “Un vagabundo en el extranjero”, “El príncipe y el mendigo”, “El conde americano”, “Tom Sawyer detective”, “Cuento de un perro”, “Un legado de 30 000 dólares” y “El capitán Tormenta”.

Además de “El hombre que corrompió Hadleyburg”, “Siguiendo el ecuador”, “El rey Leopoldo Soliloquio”, “Un yanqui en la corte del rey Arturo”, “La célebre rana saltarina del condado de Calaveras” entre otras.

Mark Twain recibió el doctorado Honoris Causa por la Universidad de Oxford (Inglaterra), en 1907.

La casa de Mark Twain ubicada en Connecticut, Estados Unidos, fue proclamada lugar histórico cultural en 1962 y convertida en museo para poder apreciar la vida y obra del literato.

De acuerdo con sus biógrafos en la última etapa de vida del autor, tuvo varios conflictos existenciales así como económicos, desembocando en la depresión por la muerte de una de sus hijas y de su amada esposa. El novelista murió el 21 de abril de 1910 en Nueva York.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40