Cultura

Compartir

Fue la bailarina rusa Maya Plisétskaya una “reina del aire”

Considerada uno de los íconos de la danza del siglo XX, la rusa Maya Plisétskaya, fue recordada este lunes

Considerada uno de los íconos de ladanza del siglo XX, la rusa Maya Plisétskaya, fue recordada este lunes a un año de su muerte, ocurrida el 2 de mayo de 2015.

Maya Plisétskaya nació el 20 de noviembre de 1925 en Moscú, Rusia, y de acuerdo con sus biógrafos, sus padres fueron víctimas de las represiones de Iósif Stalin (1878-1953) por lo cual ella tuvo que mudarse con sus tíos Salomé Messerer y Asaf Messerer.

Una vez con sus tíos inició su interés por incursionar en la danza, pues Salomé era bailarina del Teatro Bolshoi y Asaf, bailarín y profesor de danza.

De acuerdo con el sitio “Biografíasyvidas.com”, en 1934 inició sus estudios en la Escuela de Danza de Moscú, cuando tenía 18 años se graduó de la Escuela Coreográfica del Gran Teatro Bolshoi, meses después fue contratada por la misma compañía, de la que llegó a ser primera bailarina.

En su debut interpretó “La muerte del cisne”, papel que la posicionó en el panorama dancístico mundial.

En sus primeros papeles, la critica la consideró con una personalidad arrolladora y un estilo propio e inconfundible, por ello la llamaron con el sobrenombre “La reina del aire”.

Cuentan que a lo largo de su trayectoria interpretó diferentes papeles presentándose en varios países, pero una obra que marcó su carrera “El lago de los cisnes”, que protagonizó por primera vez en 1947, realizó más de 500 representaciones del mencionado papel.

Plisétskaya también bailó como Zarina en “La fuente de Bajchisarai”, Kitri en “Don Quijote”, “Laurencia” en Lope de Vega, para 1967 estrenó “Carmen” y en 1972 “Ana Karenina”, según datos del portal DanzaBallet.com.

La bailarina complementó su carrera con la obra “Ana Karenina”, pues su esposo, el músico y compositor ruso Rodion Shchedrin (1932) colaboró con la partitura, mientras que ella trabajó como directora escénica y coreógrafa de la misma.

El bailarín Roland Petit (1924-2011) escribió para la bailarina la obra “La rose malade”, de igual forma, el coreógrafo Maurice Béjart (1927-2007) le compuso la pieza “Isadora”.

Con la experiencia y conocimiento que poseía, la bailarina fue directora del Ballet de la Ópera de Roma y del Ballet Lírico Nacional de España, entre 1987 y 1990, según datos del portal “Danza.es” del Instituto Nacional de las Artes Escénicas y la Música (INAEM).

También dirigió el Ballet Imperial Ruso, una compañía coreográfica privada.

En noviembre de 1993, el gobierno español le concedió la nacionalidad española, por su labor en el país.

Plisétskaya fue reconocida por su dedicación a la danza con el premio Anna Pavlova de París (1962), la Medalla de Oro de las Bellas Artes de España (1991), la Medalla al Servicio de Rusia, máxima condecoración de su país en (1995 y 2000), y el Premio Príncipe de Asturias de las Artes (2005).

La Universidad de Lomonosov de Moscú y La Sorbona de París otorgaron a la prima ballerina assoluta la distinción Doctora Honoris Causa.

Otros reconocimientos que alcanzó fueron el de artista del pueblo de la URSS (1959), Premio Lenin (1964), Anna Pávlova de París (1962), Praemium Imperiale de Japón (2006).

Se sabe que la bailarina y su esposo crearon la Fundación Internacional de Maya Plisétskaya y Rodión Shchedrín, con la que pretendió documentar, conservar y difundir la carrera artística de la pareja, así como apoyar con becas a jóvenes artistas dedicados a la danza y música.

La vida y trayectoria profesional de la bailarina se pueden disfrutar en su autobiografía en español que lleva por título “Yo, Maya Plisétskaya”, publicada por la editorial Nerea en 2006.

En noviembre del 2015, en el marco de su cumpleaños 90, a manera póstuma Moscú le rindió un homenaje Maya Plisétskaya en el Teatro Bolshói con la Gala de Danza “Ave Maya”, en la cual se escenificaron coreografías que interpretó la bailarina, además de que se leyeron partes de su biografía.

Maya Plisétskaya murió en Múnich, Alemania, el 2 de mayo de 2015, a la edad de 89 años, a causa de una falla cardiaca.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40