Cultura

Compartir

Torre Latinoamericana celebra 60 años con pastel y boleto del Metro

Autoridades pugnan por renovar la fachada del inmueble

Con la develación de una placa conmemorativa, la emisión de una serie de boletos del Sistema de Transporte Colectivo STC-Metro y un pastel con la figura del emblemático edificio, la Torre Latinoamericana celebró anoche su 60 aniversario.

El festejo se llevó a cabo en el restaurante ubicado en el piso 41 ante la presencia de autoridades de la Secretaria de Turismo de la Ciudad de México, del Centro Histórico, del STC-Metro y del Consejo de la Torre Latinoamericana, así como invitados espaciales.

Rodrigo Amerlinck, presidente del Consejo de la Torre Latinoamericana, expresó su beneplácito y precisó que se trata del edificio más visitado en esta capital por mexicanos y extranjeros, con más de medio millón de personas al año.

Recordó que cuando el edificio se construyó en 1956, era otra la ciudad y pugnó porque se “ponga una fachada nueva de la torre, con cristales azules y aluminios nuevos”.

Al respecto, el secretario de turismo capitalino, Miguel Torruco, indicó que la Torre Latinoamerica llegó a ser el gran emblema de arquitectura, de modernidad, que dio el sello de distinción de la gran capital de los mexicanos.

Indicó que a pesar de que hoy existen otros edificios más altos, la Latinoamericana, “seguirá siendo el corazón, el ejemplo de lo que puede hacer la arquitectura mexicana que ha trascendido en el ámbito internacional”.

En su oportunidad, Jorge Gaviño, director del STC-Metro, mostró el boleto conmemorativo dedicado a la Torre Latinoamericana, con una serie de 10 millones de ejemplares.

“La Latino es un símbolo que hace escuadra con el Sistema de Transporte Colectivo, tenemos la horizontal, la vertical y la escuadra que es para nosotros importante. 60 años para la vida de un hombre implica entrar a lo que se llama tercera edad, pero para un edificio es como los buenos vinos, se vuelve clásico y añejo”, expresó.

Como parte del festejo, que no incluyó globos y serpentinas, los presentes disfrutaron de un cocktail, bocadillos y un pastel conmemorativo con la imagen del edificio, un claro ejemplo de la ingeniería moderna mexicana y de tecnología en la década de los 50.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40