Cultura

Compartir

Espera INAH más información sobre supuesto hallazgo de ciudad maya

Ante el presunto hallazgo de una ciudad maya a cargo de un adolescente canadiense pidió actuar con cautela

Ante el presunto hallazgo de una ciudad maya a cargo de un adolescente canadiense, el investigador Ilan Vit Suzan, director de la zona arqueológica de Dzibilchaltún, en Yucatán, pidió actuar con cautela y declinó dar un posicionamiento ante una situación que por el momento calificó de especulación.

Entrevistado luego de que esta noticia diera vuelta al mundo, Suzan acotó que aunque es posible que haya muchos asentamientos prehispánicos por descubrir, “no se tiene perdida alguna ciudad de la envergadura de Monte Albán o Chichén Itzá”.

Comentó a Notimex que se trata de una situación compleja, toda vez que hasta ahora, según los registros de los que dispone el INAH y el trabajo que han realizado sus investigadores por años, no existiría algo así de importante aún oculto”.

Aunque diversos medios de comunicación han dado por hecho que la NASA y agencias espaciales de Canadá y Japón confirmaron con satélites la existencia de dicha ciudad, el también arquitecto y restaurador con doctorado en Estudios de Patrimonio subrayó que hasta ahora no se cuenta con mayor información respecto a dónde se ubicaría geográficamente tal ciudad.

“Sí creemos que es importante echar mano de todas las herramientas posibles, nos da gusto que una persona joven, emplee tecnología moderna para seguir investigando y entendiendo estos asentamientos, pero hasta cierto punto, parecería un golpe de suerte”, opinó.

Según información de prensa internacional, el joven de 15 años utilizo el Códice Maya de Madrid y lo empleó sobre un mapa desarrollado por Google Earth, confirmando de esta manera el hallazgo.

Al respecto, Suzan consideró que puede ser relativo, “depende cómo pongas tal cual el mapa, cómo pongas la distribución de las estrellas, igual y coincide que falta una ciudad aquí o allá, y a pesar de que ya hemos encontrado la mayoría de las ciudades grandes, no tenemos perdido un Monte Albán, eso ya, se ha realizado tal cantidad de exploración desde 1890 cuando la ocupación francesa, existía una comisión científica peinando el país.

“Desde entonces y de forma ininterrumpida lo hemos seguido haciendo; pero la posibilidad de que se nos escapen ciudades medias, o asentamientos menores, es relativamente alto, a pesar de que tenemos identificado en el país, decenas de miles, desde lo restos de una pequeña fogata, hasta la adecuación de una colina para hacer terrazas agrícolas o la adecuación de un puerto al pie de un río”, explicó el investigador mexicano.

Aclaró que el INAH no hace caso omiso del supuesto hallazgo, tampoco “queremos desmentir la información, porque de entrada, es breve y escueto a lo que hemos tenido acceso; hay un académico de una universidad canadiense que apoya la investigación, tendríamos que tener la información que ellos poseen, o las agencias tan prestigiadas internacionales para poder dar una respuesta científica”.

Refirió que algunas notas dicen que su ubicación estaría en la Península de Yucatán, otros que en Belice, entonces, “igual ni atañe al INAH tener que encontrarla. Lo que si puede decir con cierta confianza, es que no tenemos perdidas ciudades del tamaño o importancia de las ya mencionadas.

“De que tenemos identificado en cada estado del país muchos más sitios de los que están abiertos al público, de eso no hay duda, es un trabajo serio al que mucha gente del INAH le dedica su vida entera; pero por lo peligroso que es dar una información al público y el riesgo de saqueo, esa información es confidencial”, recordó.

Añadió que la capacidad y cantidad de asentamientos que existen de manera distribuida en la región desde la mitad de México, pasando por Durango y norte de Veracruz hasta casi Costa Rica, es inmensa.

“Sabemos que hubieron asentamientos desde por lo menos el 1200 de nuestra era y hasta hoy, entonces hablamos de 3000 años de continuidad en toda esta región”, agregó.

“Imagine tratar de entender cómo es que pueblos con dos o tres siglos de distancia, se hubieran puesto de acuerdo para decidir donde construir ciudades; por ejemplo Chichén Itzá, Izamal y Dzibilchaltún formaran parte de un mismo mapa con una misma intención. Estamos hablando de ciudades que tienen casi 600 o 700 años de diferencia entre unos y otros”, detalló.

Pido paciencia y esperar que las investigaciones sobre este tema avance, a fin de tomar una decisión, dijo el investigador, quien aseguró que “cuando vayamos viendo la seriedad del hallazgo o del posible hallazgo”.

Por ahora, “hay que ser pacientes, dejar que esto avance y ver hasta qué punto es un proyecto de alguna institución extranjera que tenga que pasar por un análisis por parte del INAH, y si tenemos la posibilidad para entrarle de lleno, ahora todo es especulación, hay que ser cautos y serios en que esto es una primera llamada de atención que atenderemos como lo amerita”, concluyó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40