Cultura

Compartir

Artesanía popular, tradición familiar heredada por generaciones

Para algunos artesanos como Sebastián de la Cruz, de Nacajuca, Tabasco, y María Aime Guzmán, de Tzintzuntzan, Michoacán, este arte es toda una tradición familiar que va de generación en generación, y que para ellos es, su vida y su pasión.

Para algunos artesanos como Sebastián de la Cruz, de Nacajuca, Tabasco, y María Aime Guzmán, de Tzintzuntzan, Michoacán, este arte es toda una tradición familiar que va de generación en generación, y que para ellos es, su vida y su pasión.

De la Cruz, quien participa en la expo-venta “Entre Canastas, Tenates y Petates” que se exhibe en el Museo Nacional de Culturas Populares hasta el 15 de mayo, comentó que es la tercera generación que trabaja en la artesanía popular.

Casado y con tres hijos, el artesano agradeció a su padre por seguir esa tradición artesanal, aunque le hubiera gustado estudiar una licenciatura, sólo se quedó hasta el nivel medio superior.

“Me hubiera gustado terminar una carrera, pero desde que era un niño aprendí a trabajar el lirio acuático para crear piezas, labor que ahora pasé a mis tres hijos quienes en vacaciones y en sus tiempos libres me ayudan”, expresó en entrevista con Notimex.

Detalló que en el taller, donde laboran 12 personas, se trabaja el lirio acuático deshidratado y horneado, lo procesan durante 10 días directo al Sol para deshidratarlo y luego proceden a hacer la pieza y cuando está lista la meten en un horno durante 15 minutos para terminar el secado.

“Se trata del tallo del lirio acuático con el que hacemos obras como almohadas, floreros, servilleteros, portavasos, alhajeros, portarretratos y otras piezas para la decoración de la casa”, destacó.

A su vez, María Aime Guzmán, otra de las artesanas de la expo-venta, aseguró que desde pequeña aprendió el oficio al ver a su papá y es la cuarta generación dedicada a elaborar obras de hoja de palma, el popote de trigo o panikua.

“También los pequeños se interesan en esta tradición familiar, aunque algunos otros dejan de hacerlo, otros continúan difundiendo la labor artesanal para que no se pierda, porque es un trabajo que viene de familia”, subrayó también en entrevista con Notimex.

Respecto al proceso de las obras que realizan, explicó que primero se tiene que saber qué pieza se va a realizar, como puede ser una virgen, por lo que se hace el vestido, el manto y luego el resplandor para que la pieza quede terminada.

Para elaborar una pieza se requiere de mojar el material, se pone a remojar cierto tiempo, para que pueda ser manejable, sobre todo para tejerlo y poder amarrar o darle la forma que se desee.

Entre las piezas que crea la familia Guzmán, se encuentran vírgenes, ratones, muertes, aviones, carros, cristos, el Papa móvil y un carro de volteo, así como nacimientos y calacas, todo lo que el cliente solicita.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40