Cultura

Compartir

Aracataca, triste porque quería recibir las cenizas de García Márquez

Aracataca quería que las cenizas de su hijo reposarán para siempre en la tierra que dio origen a Macondo, el mundo mágico en “Cien años de soledad”

Aracataca, el pequeño pueblo del Caribe colombiano que vio nacer el 6 de marzo de 1927 a Gabriel García Márquez, está muy triste porque su gente quería que las cenizas de su hijo reposarán para siempre en la tierra que dio origen a Macondo, el mundo mágico en “Cien años de soledad”.

Pero las cenizas de García Márquez, por deseo del propio escritor y de su familia, están desde este 22 de mayo del 2016, en el mausoleo del claustro La Merced, una reliquia arquitectónica e histórica de 400 años, en la zona amurallada de Cartagena.

“Estamos muy tristes porque nosotros queríamos que las cenizas de García Márquez, reposarán para la eternidad en su tierra natal, pero respetamos la voluntad de su familia”, dijo en entrevista, Pedro Sánchez, alcalde de este pequeño municipio, ubicado en la zona bananera del departamento del Magdalena, en la costa caribe colombiana.

Las cenizas están ahora en Cartagena “la segunda tierra del maestro García Márquez. Él quería mucho a Cartagena. Gabo es la persona más grande y universal que ha parido Colombia, y por supuesto Aracataca”.

El autor de “El coronel no tiene quien le escriba”, el hijo de un telegrafista cataquero, tiene un gran significado para la gente de Aracataca, porque esta tierra fue la que inspiró a García Márquez para crear el mundo mágico de Macondo.

Pero los cataqueros, encabezados por su alcalde Pedro Sánchez, ya tienen un plan para que el legado de la vida y obra de García Márquez, como hijo de Aracataca, no le “caiga la peste del olvido”.

En junio próximo el municipio abrirá un concurso nacional e internacional para hacer una escultura de García Márquez, que será exhibida en un sitió público de este pequeño pueblo, que conserva como museo la casa de la familia del escritor.

La restauración de la casa de los abuelos de García Márquez, en Aracataca, se hizo gracias a una alianza del ministerio de Cultura de Colombia y la privada Universidad de los Andes.

La Casa Museo recrea minuciosamente los espacios en los que transcurrió la infancia y adolescencia de Gabo, que fue el lugar donde surgió una buena parte de su creación literaria.

El lugar cuenta con catorce ambientes característicos de las viviendas caribeñas de la primera mitad del siglo XX. Los nombres de cada espacio de la casa fueron acordados con el mismo García Márquez.

En la casa está el despacho del coronel Nicolás Márquez -lugar donde el abuelo del Premio Nobel se ocupaba de los negocios-, la sala de visitas, el taller de platería, el cuarto de hospital, el comedor, la sala de recibo.

El corredor de las begonias, el cuarto de los abuelos, el del niño ‘Gabo, el de Sara Emilia –hija del tío Juan-, el cuarto de los trastos, la cocina y despensa y el cuarto de los guajiros y el patio.

Esta casa museo y la escultura harán parte de la ruta turística García Márquez, que será creada por la actual administración desde la ciudad de Santa Marta, capital del departamento del Magdalena, hasta Aracataca.

Será una ruta que “lleve a los turistas a la estación del ferrocarril, a los lugares en donde vivió la familia García Márquez, y de esta forma puedan vivir la materia prima del realismo mágico. El origen de la de la obra de Gabo, está en Aracataca y vamos a evitar que nos llegue la peste del olvido”.

“García Márquez tiene que permanecer para siempre en la historia de Aracataca, de Colombia y el mundo”, subrayó el alcalde del pueblo natal del autor de “La mala hora”, que hacen parte de ese mundo literario que se conoce como realismo mágico.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40