Cultura

Compartir

Las fotografías de Domon Ken, maestro del realismo japonés, se exhiben en Roma

A través de 150 fotografías, cruzan por primera vez las fronteras de Japón

Rostros de los “hibakusha”, los supervivientes de la tragedia de Hiroshima, de niños de la calle o personajes famosos documentan la obra fotográfica de Domon Ken (1909-1990), el maestro del realismo japonés, a quien es dedicada una muestra presentada hoy aquí.

A través de 150 fotografías, que por primera vez cruzan las fronteras de Japón, el Museo Ara Pacis de Roma documenta el recorrido de búsqueda hacia el realismo social emprendido por Domon.

El maestro consideraba que la dote fundamental de una obra de calidad está en “la conexión directa entre la cámara fotográfica y el sujeto retratado”, dijo la curadora de la exhibición, Rosella Menegazzo, durante la presentación a los medios.

Recordó que Domon es considerado el maestro de la fotografía japonesa e iniciador de la corriente realista, a la que llamaba “una instantánea absolutamente no dramática”.

La exhibición incluye imágenes en blanco y negro y a colores, realizadas entre las décadas de los 20 y los 70 que documentan la evolución del maestro desde una producción de tipo periodístico al servicio de la propaganda oficial, para pasar al ámbito social y hasta su obra clave: la tragedia de Hiroshima.

Las fotografías dedicadas a la ciudad mártir de la bomba atómica y a los “hibakusha” fueron consideradas por el premio Nobel Oe Kenzaburo como la primera gran obra moderna de Japón.

Pero el realismo social de Domon también se expresó a través de la serie “Niños de Chikuho”, una serie fotográfica sobre la situación de miseria en las aldeas de mineros del sur de Japón, con una amplia colección de retratos de menores encontrados por las calles del país.

El amplio trabajo del fotógrafo incluyó, sin embargo, a toda la cultura japonesa en modo transversal, dijo Takeshi Fujimori, director artístico delMuseo de Fotografía Ken Domon, de Sakata, la ciudad natal del maestro.

“En la postguerra fue el promotor de una fotografía realista y se convirtió en el punto de referencia para los fotógrafos, fue él quien documentaba las modas occidentales que se instalaban en la sociedad, así como la vida de los más pobres”, señaló.

La exhibición está dividida por temas, que van desde la producción de antes del inicio de la Segunda Guerra Mundial, hasta la dedicada a Hiroshima y a los“Niños de Chikuho”, para pasar a los retratos de personajes famosos, como el actorToshiro Mifune o el pintor Taro Okamoto, entre otros.

Una última sección está dedicada al “Peregrinaje a los Templos Antiguos”, una colección de imágenes a color de esculturas y arquitectura budistas, tesoros y paisajes inmortalizados en sus viajes por todo Japón a la búsqueda de los lugares sagrados de la antigüedad.

Menegazzo recordó que la serie sobre los Templos Antiguos fue la primera en la que Domon usó el color, a finales de los años 50 y que esa producción marcó el final de una época.

Señaló que el maestro también pasó de usar cámaras fotográficas de pequeño formato a otras con trípodes gigantes que se hicieron necesarias, pues sufrió tres derrames cerebrales que le causaron la semiparálisis (el último lo dejó en coma por 11 años, hasta su muerte en 1990).

Dijo que la obra de Domon Ken puede ser definida como autobiográfica, pues se trata de una documentación privada antes que social, seleccionada siempre con criterios personales que transforman la imagen en un momento de diálogo con el sujeto, ya sea una persona, un paisaje o una escultura.

La muestra, que forma parte de los actos con los que se conmemoran los 150 años de la amistad entre Italia y Japón, permanecerá abierta en el Museo del Ara Pacis de Roma hasta el próximo 18 de septiembre.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40