Cultura

Compartir

Un Día Como Hoy pero de 1967 se publicó Cien Años de Soledad

Las mejores frases de una de las obras literarias más importantes de toda Latinoamérica

“Cien años de soledad” es una obra literaria escrita por uno de los personajes latinoamericanos más importantes, Gabriel García Márquez, quien se destacó por escribir obras espectaculares con un gran valor histórico. La novela fue catalogada por el Congreso Internacional de la Lengua Española como una de las obras más importantes de la lengua castellana.

Denominada como realismo mágico, Cien años de soledad” narra la historia de la familia Buendía, quien a través de siete generaciones, describe la vida, historia, costumbres y cambios efectuados en Macondo, pueblo donde se desarrolla la obra, misma que te hará enamorarte de las letras desde las primeras páginas, además de querer inmiscuirte cada vez más en la historia.

A continuación te presentamos algunas de las mejores líneas que sin duda hacen engrandecer esta historia, además de convertirla en una de las mejores, seguro las recordarás si ya leíste el libro:

“Muchos años después frente al pelotón de fusilamiento, el coronel Aureliano Buendía habría de recordar aquella tarde remota en que su padre lo llevó a conocer el hielo”.

“Había perdido en la espera la fuerza de los muslos, la dureza de los senos, el hábito de la ternura, pero conservaba intacta la locura del corazón”.

“Tenía la rara virtud de no existir por completo sino en el momento oportuno”.

“El secreto de una buena vejez no es otra cosa que un pacto honrado con la soledad”.

“La ansiedad del enamoramiento no encuentra reposo sino en la cama”.

“Locamente enamorados al cabo de tantos años de complicidad estéril, gozaban con el milagro de quererse tanto en la mesa como en la cama, y llegaron a ser tan felices, que todavía cuando eran dos ancianos agotados seguían retozando como conejitos y peleándose como perros”.

“Uno no es de ninguna parte mientras no tenga un muerto bajo la tierra”.

“Dice que se está muriendo por mí, como si yo fuera un cólico miserere”.

“Y que todo lo escrito en ellos era irrepetible desde siempre y para siempre, porque las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra”.

“Ella encontró siempre la manera de rechazarlo porque aunque no conseguía quererlo, ya no podía vivir sin él”.

“Era tal vez el primer hombre en la historia de la especie que hizo un aterrizaje de emergencia y estuvo a punto de matarse con su novia sólo por hacer el amor en un campo de violetas”.

Por Amayrani Durán Estrada


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40