Cultura

Compartir

La laudería, un oficio con altibajos que se niega a morir

La creación de instrumentos de cuerda artesanales se niega a desaparecer, descubre que hay detrás de este oficio

Considerado uno de los oficios más antiguos en México, la laudería, arte que se encarga de la construcción de instrumentos de cuerda, es una profesión que se niega a morir.

Surgidos en México a principios del siglo XVIII, derivado de las técnicas traídas de Europa, los centros de formación del gremio son un tanto desconocidos en el país, lo que se traduce en una escasa oferta de instituciones que se dediquen a la construcción y reparación de estos instrumentos.

En un principio los especialistas en el ramo eran considerados en el gremio de trabajo de la madera, junto a la carpintería y la ebanistería, luego apareció la gente que repara guitarras, conocidos como “guitarreros”, pero no es lo mismo, consideró Angélica Rosales Reyes, titular del Taller de Laudería del Centro Cultural Ollin Yoliztli, en la capital mexicana.

Afirmó que las reparaciones y restauraciones que se hacen en México, no son profesionales, toda vez que lo que se adquiere en el país, proviene de fábrica y no hecho a mano, como lo hacen los lauderos.

“De alguna otra forma, hay personal que se dedica a hacer este trabajo de forma empírica, no es tan profesional como debiera, pero sacan del problema a los músicos”, la también chelista, asegura que en el país, las restauraciones y reparaciones que se hacen “son de buen nivel, no tanto como lo que hacen los ingleses o franceses. Los mexicanos somos talentosos”, aseguró.

El factor es que a México no llegan instrumentos de calidad, sino que se repara instrumentos de fábrica; no hay instrumentos que sean catalogados como piezas históricas, hechas a mano.

Acotó que no todo el mundo que desea estudiar laudería tiene la paciencia y el espíritu para dedicarse a este arte que requiere de entrega, largas horas de trabajo y amor por la fabricación de instrumentos de cuerda: violines, violas, chelos y contrabajos.

“Lo más complicado de la laudería -opinó- es tener ese espíritu de dedicación, porque al principio, como en cualquier profesión, es un poco laborioso o tedioso de aprender el manejo de las herramientas y a algunos alumnos no les llena tanto, ellos quieren llegar y hacer de inmediato violines".

“Se trata de algo importante, pero también lleva tiempo y es tedioso. Tuve hace tiempo a un joven y me dijo que estaba en el lugar equivocado porque él deseaba hacer violines y refirió que lo que hacía, mejor se lo daba al afilador. Y le dije: esta herramienta que tienes que afilar, es el 90 por ciento del trabajo que tendrás que hacer, en cuanto a trabajo, rapidez y calidad”.

En 1954, el Instituto Nacional de Bellas Artes creó la Escuela Nacional de Laudería con el maestro italiano Luigi Lanaro, quien vino a México para enseñar el arte de fabricar y restaurar instrumentos; años más tarde, en la década de los 60, la escuela se desintegró con el retiro de Lanaro.

Años más tarde, en octubre de 1987, se estableció nuevamente la Escuela Nacional de Laudería en la Ciudad de México, con la participación del maestro Luthfi Becker; pero fue en 1992, cuando la escuela fue trasladada a la ciudad de Querétaro, donde actualmente funciona.

Se trata de una de las tres escuelas en laudería que existen en América Latina, la única en México y que mantiene viva una tradición de 400 años.

Reyes Rosales reveló que quienes concluyen sus estudios en esa escuela, abren sus propios talleres particulares, “porque no hay muchas instituciones que acojan esta profesión”.

“Hay futuro, en el interior de la república existen muchas orquestas, juveniles, profesionales y amateurs”, indicó, y detalló que en la Ciudad de México, son casi nulas las reparaciones de forma profesional.

Con casi 30 años como restauradora y reparadora, afirmó que el Taller del Laudería del Centro Cultural Ollin Yoliztli, está enfocado a la restauración y reparación de instrumentos de cuerda.

“Tenemos una gran población en la Secretaría de Cultura (local) que abarca el Centro Cultural Ollin Yoliztli y que tiene la Orquesta Filarmónica de la Ciudad de México, la Escuela Vida y Movimiento, la Escuela de Iniciación y las orquestas juveniles de las delegaciones".

Pequeño, acogedor y con todo lo necesario para atender las constantes demandas de músicos que llegan a pedir auxilio a diario, en el taller sólo laboran dos personas, la propia Angélica y su colega Hugo Mendoza, quienes a pesar de la carga de trabajo realizan un extraordinario trabajo.

“Es demasiado lo que se hace, actualmente es una carga mayor, antes solo atendíamos a la Filarmónica y a la Escuela Vida y Movimiento y la Escuela de Iniciación y con el tiempo se fueron integrando las orquestas juveniles de las delegaciones y hoy, tenemos a la Orquesta Típica, a la Escuela del Mariachi, es una carga de trabajo que en todo momento nos tiene ocupados”, comentó.

Destacó que al año este taller, situado en el sur de la capital del país, realiza cerca de 100 reparaciones pequeñas y mayores.

“También recibimos trabajo particular, de fuera, pero nuestra prioridad son los instrumentos propiedad de la Secretaría de Cultura de la Ollin Yoliztli”, agregó.

Cuenta también que este oficio requiere en la actualidad, de una mayor difusión por parte de la gente que se dedica de manera profesional a esto, con el fin de preservar los instrumentos que son de buena calidad. “Al final, son un patrimonio cultural”, concluyó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40