Cultura

Compartir

Llevan al teatro reflexión sobre proceso de naturalización en México

Escrita por un extranjero, dirigida por otro e interpretada por actores de distintas nacionalidades

El proceso de naturalización de seis extranjeros que deben aprobar un engorroso examen de historia para poder ser mexicanos es narrado en la propuesta escénica “Humboldt. México para los mexicanos”, que anoche inició temporada en el Teatro Sergio Magaña, en este capital. Con la dramaturgia de Ernesto Anaya Ottone y la dirección escénica de David Psalmón, el montaje presentado por la compañía TeatroSinParedes (TSP) ofrece una mirada sobre este país desde el punto de vista del exterior.

Escrita por un extranjero, dirigida por otro e interpretada por actores de distintas nacionalidades, todos ellos residentes en México, la pieza habla de seis extranjeros: un alemán, un francés, una rumana, una chilena, un brasileño y una japonesa, unidos todos por una particular relación de ruptura con el padre, que reprueban un impasable examen de historia de México.

Con este montaje, se busca romper el mito de que México es sólo para los mexicanos, además de que la puesta exhibe el rostro humano de la diversidad, al tomar consciencia de que la experiencia de ser extranjeros es algo que, en el fondo, hacemos todos, porque sentirse lejos es una experiencia universal.

La obra transcurre a lo largo de casi hora y media, en medio de dos épocas, la primera a mitad del siglo XIX y la segunda en la actualidad.

En la primera se narra la historia del ilustre enciclopedista alemán Alexander von Humboldt, y su encuentro, en 1804, con el presidente estadounidense Thomas Jefferson.

Humboldt fue un célebre explorador y naturalista que entre 1799 y 1804, con apenas 30 años de edad, recorrió las colonias españolas de América con fines científicos. Seis años después, gracias a la publicación de su Ensayo Político sobre el Reino de la Nueva España, el mundo se enteró de la existencia de México y este país reconoció en este libro sus primeros rasgos de identidad.

Es por ello que en 1828, el primer presidente independiente, Guadalupe Victoria, le otorgó la nacionalidad mexicana, siendo Humboldt el primer extranjero naturalizado.

En el segundo caso, se desarrollan las pequeñas historias de seis extranjeros en proceso de naturalización.

Teniendo como escenografía un enorme retablo, imponente, que sirve para proyectar diversas imágenes, aparece en escena un personaje extranjero sentado leyendo “Pedro Páramo”, de Juan Rulfo, a manera de metáfora del ser y sentir mexicano, primera piedra del realismo mágico latinoamericano; enseguida, uno a uno se suman, leyendo de igual forma al mismo autor.

De nueva cuenta, en la segunda parte, entre risas y de manera chusca, los protagonistas expresan su deseo de ser mexicano y realizan una serie de preguntas sobre la historia de México.

Por ejemplo, ¿Quién es el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, cuáles son los poderes de México, quién dijo la frase: Tierra y libertad; qué parte de Estados Unidos fue de México; nombre tres pintores mexicanos; ¿quién es el padre de la Independencia? la fecha de la Batalla de Puebla; cinco platos poblanos, entre otras hasta chuscas como ¿Quién es el enmascarado de plata?.

Para su director, David Psalmón, la obra es un proyecto en el que un grupo de actores extranjeros, incluyendo su dramaturgo y director, tienen la necesidad y deseo de contar su experiencia en México, porque han elegido a este país como suyo y lo perciben desde su particular mirada.

“El proyecto nace de una necesidad de expresar nuestro sentir con esa convivencia de México y los mexicanos. La obra no es una reflexión directa sobre el presente de México reciente, sino una visión más universal de la propia cultura e idiosincrasia mexicana en la cual se generan choques cuando uno proviene de diferentes horizontes”, dijo.

Cuenta que el montaje es verídico, similar a lo que ocurre en el Instituto Nacional de Migración, “cuando implementa un examen de historia para ver si uno puede ser mexicano o no”.

“Y ahí la puerta está abierta o cerrada, según los conocimientos históricos que tiene uno del país y en el montaje jugamos con esta cuestión, porque nos parece curioso que debamos pasar un examen de historia.

“Ninguno de los presentes ha vivido en su país de origen similares; yo que soy francés, para naturalizarse francés, uno debe de hablar el idioma y yo que he estado casado con una mexicana por nueve años, ella es francesa, pero no soy mexicano a pesar de que he estado en México por 16 años y, he intentado aprobar este examen y no ha sido así, mientras que mi esposa que casi nunca ha estado en Francia, si es francesa. Es contradictorio”, señaló.

Para el director teatral, la obra juega con los espectadores, al despertar su interés, “respecto a si ellos pueden contestar las preguntas que a nosotros nos hacen y nos damos cuenta de que la gente ríe entorno a nuestro alrededor, ríen respecto a qué tanto conocen su propia historia”.

“Los personajes de este examen cuestionan su propio deseo de ser mexicanos; el examen tiene un presencia relevante en la obra, pero más que eso, es un cuestionamiento que va mucho más allá, pues ciertos personajes al cubrir ciertas aristas de la realidad mexicana, deciden renunciar a su proceso de naturalización”, detalló.

Sobre el título del montaje que estará en cartelera hasta el próximo 26 de junio, refirió que Humboldt fue el primer naturalizado en la historia de México.

“Cuando iniciamos este proceso de creación, el dramaturgo encuentra la figura de Humboldt como el primer naturalizado en México”; así, se hace un paralelo entre la historia de este personaje y las historias de cada uno de los seis extranjeros que desean naturalizarse.

Humboldt se vuelve en un pretexto interesante, porque dialogamos con esta figura histórica, del tiempo que nos interesa hablar que es el presente.

Mientras que el subtítulo del “México para los mexicanos”, constituye un guiño, “preguntarnos si el país es 100 por ciento mexicano como a veces pretende ser, pues a lo largo de la historia, se ha construido a partir de la relación con los extranjero también”, concluyó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40