Cultura

Compartir

Exposición rinde homenaje al escritor Bruno Traven

Presentan 300 piezas y documentos del autor de “Canasta de cuentos mexicanos”

Resultado de una investigación en el acervo personal del escritor germano-mexicano Bruno Traven, el Museo de Arte Moderno (MAM) inauguró anoche una exposición que da cuenta de las diversas facetas del trabajo creativo de quien es considerado uno de los grandes escritores de la primera mitad del siglo XX.

La directora del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA), María Cristina García Cepeda, se refirió a Traven como un autor muy leído por varias generaciones de lectores de todo el planeta.

Acompañada por la directora del MAM, Sylvia Navarrete, así como por la hijastra del autor, Malú Montes de Oca, dijo que en esta exposición el visitante se dará cuenta de las diversas facetas de este gran artista, por medio de su literatura y fotografía, y descubrirá la razón por la cual trascendió las fronteras.

Comentó que la literatura de Traven también se entrelazó con otros géneros artísticos, ya que varias de sus narraciones fueron llevadas con éxito a las pantallas cinematográficas de todo el orbe, como “El tesoro de la Sierra Madre”.

“Por medio de esas películas se le dio difusión a ciertos aspectos de la cultura mexicana, propiciando el conocimiento de ese México profundo”, indicó.

Recordó que cuando Traven llegó a México, de inmediato se sintió fascinado por su riqueza y su diversidad, aspectos que no solamente quedaron plasmados en su literatura, “sino también en sus tomas fotográficas maravillosas, que dan cuenta del interior del país”.

“La mayoría de nosotros desconocemos si algún día se sabrá su verdadera identidad, debido a que él mismo la escondió mediante el seudónimo B. Traven”, recordó García Cepeda sobre la personalidad enigmática del autor.

Respecto a la exposición “B. Traven”, dijo que apuesta a acercar a los jóvenes a las nuevas y antiguas manifestaciones artísticas de México y el extranjero.

“Las exposiciones presentadas por el INBA y la Secretaría de Cultura se han convertido y se convertirán en experiencias únicas e irrepetibles”, agregó.

En ese sentido, Sylvia Navarrete refirió que Traven “era un escritor que todo mundo leía 40 años atrás”.

Rememoró que el propio Albert Einstein, a pregunta expresa, afirmó que si estuviera abandonado en una isla desierta quisiera rescatar cualquier libro del autor de “La rosa blanca”.

“Esto lo cuento porque Traven gozaba de una enorme popularidad, aunque siempre estuvo envuelto en el misterio. El MAM no quiere dar ninguna respuesta a ese misterio, sino que muestra quién fue este creador y por qué se enamoró de México. Sabemos que lo maravillaron los pueblos indígenas. Todo esto se tiene que rescatar y revalorar”, opinó.

A través de 300 piezas y documentos, se revela el proceder interdisciplinario del creador de “Los pizcadores de algodón”, “El tesoro de la Sierra Madre”, “Macario” y “Canasta de cuentos mexicanos”, al señalar también su práctica de explorador y guionista, y la menos conocida hasta ahora, la de fotógrafo.

Esta será la primera ocasión en la que un museo conjunta las diversas prácticas artísticas de B. Traven, al dar cuenta de la vida de quien era también conocido como Ret Marut, Traven Torsvan y Hal Croves, en distintos momentos de su producción artística.

Tres núcleos, divididos por sus travesías, conforman la exposición: su juventud en una Alemania convulsa tras la efímera Revolución de Baviera y la Primera Guerra Mundial, su accidentada llegada a América y su madurez artística en México, con la enorme repercusión mediática de su trabajo a nivel mundial.

B. Traven escribió, entre 1926 y 1960, 12 novelas, a las que sumó cuentos y libros de viaje. Estos trabajos fueron publicados en 40 lenguas con un aproximado de 40 millones de copias. Siete de sus libros más importantes fueron adaptados a películas en Estados Unidos y México.

De acuerdo con el MAM, la última época de su producción, ligada a la industria del cine, se caracterizó por la lucha, hasta el día de su muerte, a favor del derecho a la privacidad y a la libertad individual.

Fue un autor de carácter universal que ganó inmediata popularidad al difundir los temas recurrentes del México posrevolucionario en países como Alemania, Suecia, Holanda, Francia, Italia, Argentina, España, Dinamarca, Estados Unidos y Rusia.

La exposición, que estará abierta hasta el 30 de octubre próximo, fue posible gracias a la apertura del archivo, la colección y la biblioteca que resguardan en la Ciudad de México las herederas de B. Traven: Malú Montes de Oca Luján de Heyman e Irene Pomar Montes de Oca.

De esta forma, se ha llevado a cabo el análisis del proceso creativo del autor por medio de material diverso: 75 libros (incluidas primeras ediciones y traducciones), 183 fotografías, 10 manuscritos, 22 objetos personales, 27 revistas y periódicos y 17 expedientes.

La muestra se complementa con la obra de artistas cercanos a Traven: Franz Wilhelm Seiwert, Hans Schmitz, Federico Canessi, Leopoldo Méndez, Gabriel Figueroa, Tina Modotti y Edward Weston.

Asimismo, se vale de material bibliográfico y fotográfico del Museo Nacional de Antropología, el cual revela la labor de Traven vinculada a la etnografía, la arqueología y la antropología, campos que moldearon la escritura de sus textos.

La exposición, que cuenta con la curaduría de Natalia de la Rosa y la coordinación general de Aysleth Corona, ha sido objeto de una colaboración con la Cineteca Nacional, que programará el ciclo B. Traven a partir del 23 de junio, lo mismo que el Centro de Cultura Digital en septiembre.

Asimismo, en conjunto con la Coordinación Nacional de Literatura, el 21 de junio a en la Sala Manuel M. Ponce del Palacio de Bellas Artes se llevará a cabo la mesa redonda “En busca de B. Traven”, con la participación de Antonio Saborit, Rafael Aviña y José Ángel Leyva.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40