Cultura

Compartir

Solsticio, referente ancestral para la siembra en comunidades mayas

Desde tiempos remotos este fenómeno arqueoastronómico es considerado como el momento ideal para el inicio de las siembras

El fenómeno del solsticio de verano, que inicia este día, permanece como un elemento fundamental para el comienzo de las siembras en las comunidades mayas de Yucatán, informó el astrónomo yucateco, Eddie Salazar Gamboa.

En entrevista, el experto aclaró que este año el solsticio se adelantó un día y el sol tendrá su máxima declinación hacia el norte a las 17:33 horas, por lo que se puede decir que en ese momento empieza formalmente la estación de verano.

Refirió que desde tiempos remotos este fenómeno arqueoastronómico es considerado como el momento ideal para el inicio de las siembras, y de hecho los antiguos astrónomos mayas se preocuparon por detectar su fecha exacta en diversas ciudades precolombinas.

“La arqueoastronomía permitió contar con un calendario solar exacto, además de conocer las fechas más importantes para el desarrollo de cada una de las ciudades mayas de la región”, aseguró el también académico del Instituto Tecnológico de Mérida.

Abundó que la antigua ciudad maya de Chichén Itzá es un ejemplo de ello, pues como una de las principales urbes, era importante contar con las herramientas para su mejor organización y para ello, el sol fue el mejor referente.

“También influyó la luna, así como los planetas que se detectan a simple vista, en especial, Venus, pero el sol es un elemento vital para la siembra y la alimentación”, subrayó.

De hecho, este día, en las primeras horas sólo queda iluminada la parte norte y oriente del edificio conocido como “El Castillo”, la sur y poniente está a oscuras por decirlo de alguna manera y ese fenómeno marca puntualmente la llegada del solsticio de verano, precisó.

Ese conocimiento ancestral sigue vigente en muchas comunidades mayas contemporáneas, que toman este punto como el momento idóneo para iniciar la siembra de especies vitales para el autoconsumo, como el caso del maíz, subrayó.

Agregó que comúnmente este fenómeno ocurre el 21 de junio, sin embargo en esta ocasión, por cuestiones netamente astronómicas se adelantó un día.

“En el solsticio de verano, un día antes y uno después, el sol prácticamente detiene su recorrido y no se puede desplazar más al norte, al registrar su máxima declinación. Y en el de invierno, es hacia el sur”, abundó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40