Cultura

Compartir

Iniciativa quebequense impulsa gastronomía social en México

Considerada desde 2010 Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, la gastronomía mexicana es de una riqueza excepcional

Considerada desde 2010 Patrimonio Inmaterial de la Humanidad, la gastronomía mexicana es de una riqueza excepcional y puede convertirse en una fuente para disminuir el desabasto alimentario en un país donde cada día se desperdician unas 31 mil toneladas de alimentos , aseguró Florence Roy-Allard, directora de la fundación La Tablée des Chefs México.

Entrevistada en el marco de una demostración culinaria en la Universidad del Claustro de Sor Juana (UCSJ), Roy-Allard destacó que la organización que preside impulsa aquí desde hace tres años una gastronomía social que permita rescatar la mayor cantidad de alimentos en estado útil para mejorar su distribución en el país, donde se estima hay 28 millones de personas con esa carencia.

Por otro lado, se encargan de realizar una serie de acciones para crear conciencia entre los distintos actores involucrados (chefs, cocineros, pasteleros, hoteleros y restauranteros, entre otros) sobre la necesidad de un mejor aprovechamiento de los alimentos.

De ahí que se haya asociado con hoteles, restaurantes y escuelas de gastronomía, donde promueve acciones como: El rescate de excedentes alimenticios, la preparación de comida en beneficio de las organizaciones de distribución de alimentos y la transmisión de sus conocimientos culinarios y de nutrición a jóvenes en situaciones difíciles.

Y es que según Roy-Allard, su misión es ir más allá de alimentar a familias necesitadas, educando a las generaciones futuras, con el propósito de, en el mediano y largo plazo, desarrollar su autonomía alimentaria.

La Tablée des Chefs México tiene su antecedente en Québec, donde fue creada por Jean-François Archambault, aquí llegó en 2013, igual que a Francia, y hoy día ha empezado a dar importantes frutos, destacó Roy-Allard.

Recordó que, de tres años a la fecha, en México han distribuido 90 mil porciones de alimentos a personas en situación de necesidad en la Ciudad de México, Estado de México, Hidalgo, Puebla, Tlaxcala y Morelos.

Sobre la operación de esta iniciativa, comentó que primero se acercan a fundaciones de hoteles, restaurantes, etcétera, y se les crea conciencia en torno a la necesidad del rescate alimentario, luego se les proporcionan los contenedores adecuados y cuando ya tienen llenos estos recipientes avisan a La Tablée que, a su vez, llama al Banco de Alimentos “Alimentos para todos”, que se encarga de llevar la comida a sus bodegas, donde es finalmente distribuida.

La red, expuso, consta de unos 150 beneficiarios, entre comedores, casas hogar, agrupaciones de gente que se organiza para buscar apoyo alimentario para subsistir, etcétera, que no entran en contacto directo con La Tablée, pues ésta sólo es una especie de intermediaria, encargada de crear vínculos entre quienes tienen alimentos y quienes los necesitan.

La recolección, dijo, es de alimentos preparados que sobran de x eventos, suyo sobrante es donado siguiendo un estricto protocolo para que lleguen en condiciones óptimas de consumo.

Sobre si estarían pensando llegar a otros países, Florence destacó que por ahora su prioridad está en México, donde se enfocarán sobre todo a desarrollar el lado de la educación culinaria, pues mientras en Quebec ya están en 60 escuelas, aquí el programa está todavía a nivel piloto, siendo la Universidad del Claustro la primera que participa en esta iniciativa.

También han empezado gestiones para que empresas canadienses que están en México apoyen esta organización que respalda a la gente de aquí, de un país que a ellos los ha hecho crecer.

La idea, abundó, es aprovechar todas las alianzas posibles para que cada vez más personas e instituciones sean parte de esta red de gastronomía social, como un motor de involucramiento en este movimiento con el que se puede acabar aquí con la insuficiencia alimentaria.

La demostración culinaria en la UCSJ corrió a cargo del canadiense Guillaume Cantin, chef comprometido desde hace cinco años con los trabajos de La Tablée des chefs en Quebec, quien es un activo promotor de eventos que eviten la generación de desperdicios alimenticios, talleres y diversas comidas, para promover las acciones de la Tablée.

Cantin preparó un platillo de res ahumada, laqueada con maple, que sirvió con arroz salvaje, calabaza horneada y germen de betabel, plato que acompañó con agua de una semilla exótica nativa de Quebec, con un ligero sabor a Jamaica.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40