Cultura

Compartir

Se cumplen 15 años de la muerte del escritor salvadoreño Melitón Barba

El escritor y médico salvadoreño Melitón Barba Camacho es recordado a 15 años de su fallecimiento

El escritor y médico salvadoreño Melitón Barba Camacho es recordado a 15 años de su fallecimiento ocurrido el 29 de junio de 2001; Melitón fue un hombre que dedicó su talento al servicio de su país y es considerado uno de los cuatro grandes cuentistas salvadoreños del siglo pasado.

De acuerdo al portal “www.ecured.com”, Melitón nació el 26 de octubre de 1925, sus padres fueron Francisco Hernández Barba, de nacionalidad española, y Concepción Camacho (salvadoreña); desde muy pequeño se interesó por la Medicina, carrera que cursó en la Universidad de El Salvador, además hizo estudios de posgrado en Ortopedia y Traumatología.

Barba sobresalió como uno de los mejores especialistas en su rama profesional, prueba de ello fue un espléndido tratado médico que publicó en 1970, asimismo se interesó por los métodos más novedosos de las llamadas medicinas alternativas hasta acabar por ser reconocidos por sus especialidades en Acupuntura, Homeopatía y Naturismo.

Cuentan que con igual pasión que se dedicó a la Medicina, sentía una gran afición por la Literatura, a la que se consagró plenamente hasta haber cumplido los 60 años de edad, convirtiéndose junto con José María Méndez (1916-2006) y Álvaro Menéndez Leal (1931-2000) en recuperadores de la tradición cuentista con un estilo humorístico y picaresco muy peculiar.

Los conocedores de su obra destacan que sus cuentos se enmarcan dentro de la corriente de la narrativa regionalista, muchos de ellos versan sobre temas relacionados con la profesión médica y sus convicciones políticas que lo llevaron a ser exiliado en varias ocasiones de su país; residió en México en 1965 y de 1976 a 1977, y en Nicaragua de 1980 a 1988.

En 1984 publicó su primer cuento, una recopilación de narraciones breves, titulada “Todo tiro a Jon”, y un año después presentó otra colección similar, misma que de acuerdo con el sitio “www.mcnbiorafias.com” sorprendió a críticos y lectores, mereciendo menciones honoríficas en dos de las convocatorias más relevantes, como el Certamen de Narrativa de la Editorial Universitaria Centroamericana (EDUCA), de San José de Costa Rica, y el Concurso de la Academia de Ciencias y Letras, de Buenos Aires.

Posteriormente, dio a la imprenta nuevas muestras de su maestría en el cultivo del difícil género cuentístico, entre las que resulta obligado destacar las tituladas “Olor a muerto” (1986), “Puta vieja” (1987), “Cartas marcadas” (1989), “Hermosa cosa maravillosa” (1991), “La sombra del ahorcado” (1994) y “Alquimia para hacer el amor” (1997).

También destacan “Todo tiro a Jon” (1984), “Cuenta la leyenda que…” (1985) y “En un pequeño motel” (2000), todas y cada una de sus producciones lo consagran como un auténtico narrador a partir de los años 80 del siglo XX.

Entre sus ensayos y trabajos médicos sobresalieron: “El Juramento Hipocrático y la responsabilidad social del médico” (1963), “Apuntes de Ortopedia y Traumatología” (1971), “Control de la Natalidad en El Salvador” (San Salvador, 1996), “La otra medicina” (San Salvador, 1999) y “Las pasiones y las enfermedades” (San Salvador, 2000).

Además de numerosos artículos periodísticos distribuidos por los principales medios de comunicación de Centroamérica, Melitón fue distinguido con importantes premios y reconocimientos por su interesante producción narrativa.

Fue finalista en el prestigioso Premio Casa de las Américas, convocado en Cuba, por su trabajo “Los dueños de la noche”, y sus obras literarias han sido reconocidas públicamente por el Ministerio de Educación de su país natal.

Considerado una de las grandes figuras cimeras de la Medicina centroamericana, Melión Barba murió el 29 de junio de 2001, en San Salvador.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40