Cultura

Compartir

Cumple expectativas el recital “Sones de tierra y nube”

Música y talentos mexicanos unidos en apoyo al Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe

La cantante Susana Harp, el tenor Fernando de la Mora y el pianista Héctor Infanzón se unieron a la Banda Filarmónica del Centro de Capacitación Musical y Desarrollo de la Cultura Mixe (Cecam), para “Sones de tierra y nube”, un concierto con causa.

Reunidos sus talentos en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, los artistas ofrecieron una memorable velada con temas del repertorio popular mexicano, en una noche que tuvo como propósito recaudar fondos para continuar la labor de enseñanza artística del Cecam.

A los consagrados artistas se sumaron la flautista Conchita Hernández y el trompetista Mauro Kuxi Delgado, egresados de ese centro, como una muestra palpable de la labor que realiza en la formación de talentos.

Bajo la dirección de César Delgado Martínez, el repertorio dio inicio con el Son “La Tlahuitoltepecana”, para seguir con “Sones y jarabes mixes” y “Un manojo de aire” que contó con la participación de Mario Kuxi, enseguida tocó el turno a “Mi Com- Paz”, con la participación de la flautista Conchita Hernández.

“La llorona” fue interpretada por la cantante oaxaqueña Susana Harp, además de “Naela”, tema que compartió con Mauro Kuxi, mientras que el pianista Héctor Infanzón colaboró para el danzón “Circulando Señor” y el tema “Pinotepa”; más tarde llegaría el turno del tenor Fernando de la Mora para interpretar los boleros como “Andariego” y “Luz de luna”.

Otros de los temas que fueron ejecutados por los alumnos del Cecam fueron “Fandango Tehuano” y “Mambo 8”, para cerrar la noche con la gran ovación del público para su interpretación de “Canción Mixteca”, del compositor oaxaqueño José López Alavez.

El Centro surgió en 1977 como una institución de formación musical indígena, a través del Fondo Nacional para Actividades Sociales (Fonapas), en coordinación con el Instituto Nacional Indigenista (INI) y la Coordinación General del Plan Nacional de Zonas Deprimidas (Coplamar).

Establecido en la comunidad mixe de Santa María Tlahuitoltepec, ubicada en la Sierra Norte del estado de Oaxaca, el Cecam inició labores con el objetivo de apoyar a la comunidad mixe, sin embargo, abre sus puertas a diferentes grupos: chinantecos, zapotecos y mixtecos, 16 etnias en total, además de recibir a jóvenes de estados como Campeche, Tabasco y Morelos, entre otros.

Al término del evento, Susana Harp adelantó que el próximo año la asociación cumplirá 40 años de ser un proyecto comunitario y solidario, “trataremos el siguiente año de festejar también con una gran noche como está, para celebrar a mis paisanos”, finalizó.

El concierto formó parte del movimiento “1, 2 3 por Tlahuitoltepec”, creado en contra del plagio de las creaciones indígenas, poniendo a disposición del público prendas originales de la comunidad mixe, con el objetivo de apoyar a las bordadoras de la comunidad a través de la venta directa de blusas, camisas, faldas y diversos textiles creados por ellas.

El proyecto se dividió en tres etapas, la primera “Blusa de Tlahui”, consistía en adquirir una prenda original de las bordadoras mixe, las cuales estuvieron disponibles durante los tres días del movimiento 1, 2 y 3 de julio, en distintos puntos de venta: el Museo Memoria y Tolerancia, el Nacional de Culturas Populares, y el Mercado Independencia.

La segunda etapa, “Foto por Tlahui”, invitó a todos los que adquirieron alguna prenda a formar parte de la foto que la artista Blanca Charolet tomó al final del concierto “Sones de tierra y nube”.

Treinta y cinco generaciones de músicos han egresado del Cecam, con un alto nivel artístico que a muchos de ellos les ha brindado la oportunidad de incorporarse a orquestas filarmónicas nacionales e internacionales, se destacó en el evento.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40