Cultura

Compartir

Dale Chihuly, maestro del colorido vidrio soplado en gran dimensión

Techos caleidoscópicos e instalaciones donde contrasta la fragilidad del material con la altura del objeto.

El Royal Ontario Museum de Toronto presenta la exposición de Dale Chihuly, conocido internacionalmente por su creatividad con el vidrio soplado, de donde obtiene coloridas esferas, figuras marinas, techos caleidoscópicos e instalaciones donde contrasta la fragilidad del material con la altura del objeto.

Nacido en 1941 en Tacoma, Washington, el escultor estadunidense conoció las bondades del vidrio soplado cuando estudiaba diseño de interiores en la Universidad de Washington. Continuó estudios de este material en Venecia.

Siempre lo sedujo la característica translúcida y transparente del hielo, el agua, el vidrio y el neón.

Luego de viajar por varios países como Japón, Israel e Italia, el artista abrió su estudio de vidrio soplado en 2012 en Seatle, Estados Unidos.

Chihuly ha expuesto en museos de Venecia, Jerusalén, San Francisco, Boston, Montreal y ahora en Toronto.

Este fin de semana el Royal Ontario Museum de Toronto inauguró la exposición del escultor estadunidense, conocido por su colorido trabajo sobre vidrio soplado, a través de esferas, flores, platones y “árboles”.

“El vidrio soplado es como el agua, si lo dejas correr cuando estás trabajando al final se podrá parecer a algo que viene del mar”, dijo al presentar su obra.

Chihuly, quien lleva más de 50 –de sus 75 años— trabajando y enseñando el vidrio soplado a nuevas generaciones de artistas, vino a presentar sus instalaciones, de las cuales once fueron preparadas especialmente para esta exposición que durará hasta el 2 de enero de 2017.

“Mi intención es que el público se sintiera lleno de luz y color en una forma que no hubiera experimentado antes”, explicó el artista, vestido de negro y portando un par de zapatos negros con manchas de colores.

Su instalación principal se llama Persian Ceiling (Techo persa) que consta de un cuarto cuyo techo transparente tiene más de mil piezas de vidrio soplado de diferentes formas, tamaños y colores, iluminadas desde arriba, lo cual le da al espacio un efecto de estar dentro de un caleidoscopio.

“Siempre me gustó la palabra ´Persa´, así que decidí llamar así a esta instalación (creada en 2012)”, dijo el artista.

La exposición muestra una instalación donde el neón es el elemento principal, descrito por el artista como: “El neón es una forma de luz, pero no podría existir sin el vidrio”.

Destaca también una serie de largas figuras rojas (Reeds), de tres metros, incrustadas en troncos de madera clara de árboles canadienses. “Mis primeras Reeds las realicé en un taller de Finlandia en 1995 cuyo techo era muy alto, lo cual me inspiró a hacer estas alargadas figuras”, señaló.

El maestro del vidrio soplado recibe a los visitantes con dos lanchas de tamaño normal llenas, una de esferas de varios tamaños y colores, y otra de figuras marinas en tonos entre azul y morado.

Tiene una serie dedicada a incrustar bloques de cristal dentro de cilindros, otra con grandes platones color naranja, otra en donde hay una esfera dentro de otra esfera y dentro de otra más.

En varias de sus instalaciones contrasta la fragilidad del vidrio con el monumental tamaño de sus “árboles de cristal”.

Otra composición se titula “Laguna Torcello”, creada en 2012 y compuesta por una infinidad de figuras alargadas y curveadas que, juntas, dan la impresión de ser algas marinas que están moviéndose en el fondo del mar.

“El gran trabajo que tiene esta instalación la hace parecer que proviene de la naturaleza, aunque no buscaba crear algo en especial”, comentó Chihuly.

A pesar de trabajar con un parche en el ojo izquierdo eso no le ha impedido a Chihuly dominar el vidrio soplado a través del fuego, la gravedad, la fuerza centrífuga, por lo que aclara con orgullo que en la elaboración de estas piezas de gran tamaño “no utilizamos muchas herramientas”.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40