Cultura

Compartir

Cabrito, platillo principal para comensales de mercado regiomontano

Platillo típico de Nuevo León, el cabrito es obligatorio para los visitantes a la entidad

Platillo típico de Nuevo León, el cabrito es obligatorio para los visitantes a la entidad y no puede faltar en festejos especiales de las familias regiomontanas.

El cabrito se puede degustar en los más elegantes restaurantes hasta en el comedor del populoso Mercado Juárez lugar, donde cada fin de semana sus puestos de comida reciben a los comensales que gustan de probar este platillo regional preparado al pastor o en salsa, con su ingrediente principal: un cabrito de leche de apenas un mes de nacido.

Brígido Tovar Mendoza, chef responsable de uno de los negocios más visitados del mercado y con cerca de 20 años laborando en el sitio, relató que el cabrito tiene varias preparaciones, pero el elaborado en salsa, es su especialidad.

Su preparación, dijo, consiste en sofreír en aceite el cabrito de leche de un mes; posteriormente se guisa con julianas de pimiento morrón y cebolla, se condimenta con especias características como tomillo, mejorana, laurel y ajo, etcétera.

Posteriormente se prepara una salsa de tomate “para dar una consistencia al platillo para que se vea jugosa”, y subrayó que este platillo es uno de los más demandados por los comensales, “es un hit”.

También, mencionó, preparan el tradicional cabrito al pastor, que es hecho al carbón con la brasa al rojo vivo por un lapso de una y media a dos horas, dependiendo del tamaño del cabrito y de la concentración del fuego.

“El cabrito al pastor es atractivo porque es exhibido y enseguida la gente lo identifica y de ahí se enganchan a pedir otros platillos derivados del mismo”, apuntó.

Resaltó que uno de estos platillos es la fritada, “que es la sangre del cabrito guisada de manera caldosa, con las vísceras, tripas, especies, y con esto complementan su comida” del cabrito al pastor luego de que el comensal elige la pieza a degustar entre pecho, pierna, riñonada y paleta”.

Además de estos platillos, las personas pueden saborear los “machitos”, que son las vísceras del cabrito guisado o asadas, así como las cabecitas del mismo.

Tovar Mendoza manifestó que aprendió a cocinar el cabrito a través de su familia en el municipio de Galeana, en el sur de Nuevo León, “me críe entre ganado, cuidando cabras desde niño, además de que observaba a mi familia preparar el cabrito”.

Destacó que en el restaurante “Pipiripau” donde labora, el cabrito se encarga a varias rancherías del estado de Nuevo León, el cual, reiteró debe tener un medio y medio

Explicó que aunque en todo el año se tienen comensales, es durante el mes de diciembre y especialmente en las festividades de Navidad y Año Nuevo donde se tiene una mayor demanda.

“Es que se antoja más el cabrito en esa época, pero sobre todo por la tradición de cenar cabrito para esas fechas. Así hay quienes encargan para llevar y separar para la cena navideña o de Fin de Año, con la familia”, precisó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40