Cultura

Compartir

Guante artesanal de pelota mixteca, tradición familiar en Oaxaca

Don Daniel Pacheco Ramírez elaboró por primera vez en 1911 un guante artesanal para el juego de pelota mixteca

Don Daniel Pacheco Ramírez elaboró por primera vez en 1911 un guante artesanal para el juego de pelota mixtecay al paso del tiempo la creación de estas piezas se convirtió en una tradición familiar, que es conocida en el extranjero.

Con este implemento, Daniel Pacheco, oriundo de la ciudad de Ejutla de Crespo, ubicada a 25 kilómetros de la capital del estado, cambió la manera de practicar el juego, entonces conocido como “pelota a mano fría”, ya que el jugador no contaba con protección ante los 925 gramos que pesa la pelota.

Ante la propuesta de un trabajo mejor, el hombre y su familia emigró en 1969 a la ciudad de Oaxaca, dejando el taller en manos de su hermano e iniciando otro en su nuevo lugar de residencia, junto con su hijo Agustín Pacheco Morga, quien aprendió el oficio desde los 12 años.

Desde entonces, el aprendizaje de la elaboración del guante de pelota mixteca ha pasado de generación en generación en la familia Pacheco.

En entrevista telefónica con Notimex, el artesano Leobardo Pacheco Vásquez, hijo de Agustín Pacheco, quien se involucró en la elaboración de la pieza desde los 17 años, aseguró que es “el conocimiento que nuestros padres nos transmiten; además de mucha práctica y experiencia personal” lo que hacen del guante una artesanía.

El proceso de fabricación comienza con la manufactura de la base, a partir de capas de cuero crudo de res; posteriormente se cubre la base con cuero curtido y se le incrustan clavos de cabeza de gota en el lugar donde impacta la pelota.

Después se coloca una pulsera a base de hebillas que permiten ajustar el guante a la mano del jugador. Por último se decora con pintura de esmalte y clavo de fantasía.

El peso del guante va desde los cuatro hasta los cinco kilogramos, dependiendo de la fortaleza y posición del jugador.

En promedio, la elaboración del guante dura 30 días logrando fabricar entre 15 y 20 guantes cada año. Actualmente en el taller participan padre e hijo, Agustín Pacheco Morga y Leobardo Pacheco Vásquez.

“Próximamente corresponderá a mi hijo, el arqueólogo Leobardo Daniel Pacheco, aportar nuevos conocimientos a esta tradición familiar que ha logrado traspasar fronteras culturales y políticas, en México y en el mundo”, aseguró el artesano Leobardo.

Dijo que los guantes que se elaboran son encargados por jugadores, quienes generalmente acuden por ellos, “pero también los enviamos por paquetería a regiones de Oaxaca como la Costa y la Mixteca; la Ciudad de México y ciudades en los estados de California, Oregon y Texas, en Estados Unidos”.

“Recientemente nos enteramos que nuestros guantes también viajan a Japón y están exhibidos en museos como el Etnográfico de Leiden, en los Países Bajos”, expuso.

Actualmente hay tres modalidades de pelota mixteca reconocidas por la Asociación de Juegos Autóctonos y Tradicionales de Oaxaca: la pelota hule, de forro y de esponja o también conocida como pelota del Valle.

El juego se desarrolla con cinco jugadores por cada equipo, en una cancha llamada “pasajuego” o “patio de pelota”, que es un terreno plano que mide cerca de nueve metros de ancho y de largo entre 70 y 100 metros de extensión.

Los márgenes laterales, explicó el artesano Leobardo Pacheco, delimitan el ancho del patio y están marcados por una línea de cal pintada en el suelo.

Hacia uno de los extremos de la cancha hay dos líneas paralelas que cortan los márgenes laterales, cuya área se denomina cajón, el cual divide a la cancha en dos secciones, la zona del resto y la zona de juego.

La pelota mixteca da inicio cuando el jugador toma la posición de “saque” y rebota la esférica sobre la botadera, que es una piedra generalmente circular con cara lisa inclinada, y es lanzada en la zona del cajón hacia la otra quinteta, quienes la devuelven de la misma manera.

Exhibiciones de este deporte podrán apreciarse en el XIX Encuentro Nacional de Juegos y Deportes Autóctonos y Tradicionales, que se realizará en la ciudad de Tepic, Nayarit, del 21 al 24 de julio.

En entrevista telefónica con Notimex, el presidente de la Asociación de Juegos Autóctonos y Tradicionales de Oaxaca, Fidel Salazar, indicó que serán presentadas las tres modalidades en el evento, pero todas por los mismos jugadores.

“Cuesta mucho dinero traer a los compañeros que residen lejos de la capital, todavía seguimos buscando apoyo económico para que vayamos”, mencionó.

Señaló que de los 20 jugadores que participarán en el encuentro, “vamos a tratar de llevar más o menos a la mitad de jóvenes que no rebasen los 18 años, pero el rango va a andar entre 30, 32 años”.

Mencionó que el trabajo que los pobladores realizan para conservar este juego autóctono ha tenido frutos, como su participación desde hace 18 años en una gira a Estados Unidos, en donde muestran el juego en el estado de California, principalmente en el condado de Fresno, Los Ángeles y San Fernando.

“Apenas hace como un mes regresamos de la gira que realizamos cada año, esta vez fuimos a Dalas, Texas, donde tuvimos una participación en un fin de semana”, sostuvo.

Asimismo recordó la participación que tuvieron el pasado mes de noviembre en la primera edición de los Juegos Mundiales de los Pueblos Indígenas, celebrada en Brasil, en donde “la delegación de México causó mucho asombro en cuanto a los juegos y deportes que se presentaron”.

Entre otras de sus actividades, anunció Salazar, están en proceso de firmar un convenio con la escuela de Bellas Artes de la Universidad Benito Juárez de Oaxaca, con el objetivo de involucrar a los jóvenes en esta actividad, además de participar en la segunda edición de los Juegos Mundiales de los Pueblos Indígenas, que tiene como posible sede a Canadá.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40