Cultura

Compartir

Novelista Alfred Döblin destacó por su lenguaje explosivo y renovador

Es considerado uno de los más destacados exponentes de expresionismo alemán, el novelista, escritor y ensayista alemán Alfred Döblin

Considerado uno de los más destacados exponentes de expresionismo alemán, el novelista, escritor y ensayista alemán Alfred Döblin nació hace 138 años, el 10 de agosto de 1978.

Autor de la novela “Berlín Alexanderplatz” (1929), Döblin supo crear en su obra una síntesis extraordinaria entre el realismo de corte balzaciano y una nueva forma de captar la realidad, que no renunciaba a la experimentación.

De acuerdo con el portal “cultura.elpais.com”, Alfred Döblin nació en la actual Szczecin, Polonia, el 10 de agosto 1878, en el seno de una familia de comerciantes judíos.

Más tarde, en Berlín cursó estudios de neurología y psiquiatría, doctorándose en 1905; en esos años además mostró tener fuertes inquietudes literarias.

En 1915 publicó su primer éxito literario, la novela “Los tres saltos de Wang-lun”, misma que lo reveló como un autor poseedor de un lenguaje explosivo y renovador, que lo convirtió en el primer gran exponente del expresionismo.

Al finalizar la Primera Guerra Mundial, en la que participó como médico militar, Döblin publicó su segunda obra “La lucha de Wadzek con la turbina a vapor” (1918), en la que presenta uno de los temas centrales en su producción ulterior, la violencia de la técnica.

Poco después el autor lanzó “Wallenstein” (1920), novela de estructura y dimensiones épicas ambientada durante la Guerra de los Treinta Años, señala su perfil biográfico publicado en el portal de Internet “biografiasyvidas.com”.

En 1933, con la toma de poder de los nazis, el escritor decidió exiliarse primero a Suiza y luego a Francia, donde permaneció hasta la invasión nazi en 1940: de ahí partió a Estados Unidos.

En esos años escribió “No habrá perdón” (1935), novela de base autobiográfica; las trilogías “Amazonas” (1937-48) y “Noviembre de 1918. Una revolución alemana” (1939-50), estas últimas continuadas en el exilio americano y en Alemania, adonde volvió al término de la guerra.

En su ultima etapa creativa, Döblin escribió “El coronel y el poeta, o el corazón humano” (1946), “Hamlet o La larga noche llega a su fin” (1956) y su libro de memorias “Viaje del destino” (1949).

A esa época también corresponden el ensayo “El hombre inmortal. Diálogo Religioso” (1946).

Alfred Döblin murió aquejado de la enfermedad de Parkinson el 26 de junio de 1957, en Emmendingen, Alemania, de acuerdo con el sitio web “impedimenta.es”.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40