Cultura

Compartir

Ópera de Pekín lleva al público mexicano a un mundo de ensueño

La Ópera de Pekín llevó anoche al público mexicano a un mundo de ensueño a través de su idílica puesta en escena “La Leyenda de la Serpiente Blanca”

La Ópera de Pekín llevó anoche al público mexicano a un mundo de ensueño a través de su idílica puesta en escena “La Leyenda de la Serpiente Blanca”, uno de los relatos más antiguos y hermosos de la literatura tradicional china.

Amantes de la ópera redescubrieron que en la trama a dos serpientes que transfiguran en un par de hermosas mujeres; una de ellas se enamora de un joven, pero su romance se ve manchado por los celos de un monje que hace todo para evitar ese amor.

Esta pieza, con dramaturgia, música y colorido únicos, fue presentada en el Palacio de Bellas Artes por la Ópera de Pekín, expresión del ideal estético del arte operístico en la sociedad china tradicional que es parte del patrimonio cultural apreciado por el mundo.

Con canto, recitación, actuación teatral y artes marciales, la pieza que se representa en toda China, sobre todo en Beijing, Tianjin y Shanghai, se vio en la sala y en la pantalla del corredor “Angela Peralta” del Palacio de Bellas Artes, donde la función fue gratuita.

“La Leyenda de la Serpiente Blanca” se presentará también la noche de hoy, viernes 12 de agosto a las 20:00 en el mismo recinto, con una escenografía, coreografía, vestuario y maquillaje renovados que destacan esa historia de amor que no está exenta de obstáculos.

Este espectáculo, donde los protagonistas son Bai Suzhen y Xu Xian, se presenta dentro del Año de Intercambio Cultural China-América Latina y el Caribe, por lo que México se suma a los más de 100 países que la Ópera de Pekín ha visitado en sus 60 años de vida.

Se trata de la ópera nacional de China y las historias que aborda se remontan a la época imperial, a pesar que en su país también existe otro tipo de óperas, en materia de iluminación, escenografía y puntos técnicos, se nutren de la ópera hecha en Occidente.

El argumento de la historia no se modifica, ya que “La Leyenda de la Serpiente Blanca es una obra característica de la cultura china”, sí se renueva en su escenografía, coreografía, maquillaje, vestuario, cantos, bailes, escenas marciales y adaptación del guión.

El acendrado profesionalismo de todos los artistas que toman parte en la Ópera de Pekín se debe a que sus puestos se transmiten de generación en generación. Los integrantes reciben educación especializada para el género, además de canto, Kung Fu y coreografía.

El vestuario es parte sustancial, al igual que el maquillaje que es un arte y está al mismo nivel que el canto y la danza. Los actores realizan 13 años de carrera, los músicos 10 y los maquillistas cuatro; al terminar los estudios eligen a un actor famoso como mentor e inician otro periodo de formación.

Zhang Bing personifica a “Xu Xian”, personaje que pertenece al pueblo, por lo que su vestuario es sobrio y sin decorados. Fu Jiu, es quien interpreta a la Serpiente Blanca, ser mitológico cuyo vestuario evoca a las flores que crecen hermosas en la montaña sagrada.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40