Cultura

Compartir

Las Bellas Artes han dedicado grandes obras a los mercados públicos

Esos centros de abasto son declarados Patrimonio Cultural Intangible de esta ciudad

En todas las épocas, diversos artistas dedicados a la pintura, la literatura, y las artes plásticas han dedicado obras a los mercados y a lo que sucede en ellos.

Las ciudades se han fundado alrededor de sus mercados, y para conocer a un pueblo, hay que visitar sus mercados, por eso, anoche se firmó la declaratoria como Patrimonio Cultural Intangible a las manifestaciones tradicionales que se realizan en mercados públicos en la Ciudad de México.

Durante el acto presidido por el jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Miguel Angel Mancera Espinosa, los secretarios de Cultura y de Desarrollo Económico de la capital, Eduardo Vázquez y Salomón Chertorivski, respectivamente, señalaron que México es tierra de mercados y que poco antes de morir, Octavio Paz (1914-1998) dedicó algunos versos a los mercados de México, sus colores, sabores y olores, su trajín y su regateo.

Con esa acción, se busca salvaguardar las manifestaciones tradicionales que cada día se desarrollan en los 329 mercados públicos, tradicionales y especializados, que existen en las 16 Delegaciones Políticas de la Ciudad de México, donde laboran 280 mil personas, quienes al año realizan más de mil 300 romerías, lo que significa que al menos, cada día hay tres fiestas patronales o de aniversario en los mercados de la capital.

Para garantizar la conservación y transmisión de este patrimonio ancestral, las secretarías capitalinas de Cultura y Desarrollo Económico integrarán la Comisión de patrimonio cultural intangible de los mercados públicos de la Ciudad de México.

Dicha instancia considera que todas las formas de expresión popular, los saberes sociales, las conductas y comportamientos, así como los bienes simbólicos, mantienen y fomentan una identidad nacional a través de la diversidad étnica, social y cultural.

El profesor e investigador el Instituto Politécnico Nacional (IPN), Mario del Roble, recordó que las ciudades que dieron origen a las más importantes civilizaciones en la historia universal de la humanidad, nacieron alrededor de sus mercados.

Así, recordó a El Cairo, Tokio, Chicago, y a la gran Tenochtitlán. Y al hablar de la era moderna, señaló como ejemplos el mercado de Tlalpan como una joya arquitectónica, y el Abelardo L. Rodríguez por los murales que guarda en su interior.

Las manifestaciones culturales que se reproducen en los mercados públicos de la Ciudad de México, que van de las formas de expresión popular a las relaciones de parentesco y compadrazgo, son xc, de acuerdo con el Decreto emitido por el Gobierno de la Ciudad de México, dijo el jefe de gobierno en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”, ante decenas marchantes que llegaron de todos los rumbos de la gran metrópoli, algunos para agradecer, otros para demandar.

Los primeros dejaron ver su contento porque durante la presente administración se han remodelado 24 mercados, en tanto que los segundos demandaron que el Mercado de La Merced les sea devuelto a sus locatarios y vecinos, pues actualmente está en manos, al igual que toda la zona que rodea al legendario mercado, del comercio informal, de la prostitución y de la delincuencia que impide que los verdaderos locatarios realicen sus actividades comerciales seguros y en paz.

Sin embargo, ambos grupos se unieron en busca de salvaguardar todas las manifestaciones culturales, entendidas como el conjunto de festividades, manifestaciones artísticas, gastronómicas, ferias populares, jornadas de esparcimiento, exposiciones de arte, artesanía nacional, formas de expresión, comercialización, abasto, organización comunitaria y demás manifestaciones colectivas que se realizan dentro de los mercados públicos de la capital.

La declaratoria considera a estos espacios públicos como entes vivos y dinámicos, con una tradición ancestral que genera el desarrollo de la cultura mexicana, al ser los canales de abasto para el 46 por ciento de los hogares capitalinos.

De manera fundamental, se les otorga un papel activo en el desarrollo del tejido social, al integrar y reflejar la diversidad étnica, social y cultural con la que se ha forjado esta ciudad, como lo mencionó a Notimex el secretario de Cultura capitalina.

La preservación y resguardo de esas manifestaciones intangibles será responsabilidad de una Comisión de patrimonio cultural intangible de los mercados públicos de la Ciudad de México, misma que desde ahora está a cargo de las Secretarías de Cultura y de Desarrollo Económico capitalinas, cuyo objetivo principal será instrumentar un Plan de Salvaguarda, abundó el funcionario cultural al término de la ceremonia donde quedó firmado el decreto por parte del jefe de gobierno local.

El documento fue signado también por la Secretaria de Gobierno, Dora Patricia Mercado Castro, y por los secretarios de Cultura y Desarrollo Económico, Eduardo Vázquez Martín y Salomón Chertorivski Woldenberg, respectivamente.

La declaratoria se fundamenta en la Convención para la Salvaguardia del Patrimonio Cultural Inmaterial, aprobada en octubre de 2003 por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), y protege las formas de expresión popular entre comerciantes y clientes, las relaciones sociales, conductas y comportamientos, así como la provisión cultural de saberes sociales que ayudan a la conservación y desarrollo de la cocina y la gastronomía mexicanas.

Con este acto, abonó Vázquez Martín, “el Gobierno de la Ciudad de México lleva a término el procedimiento iniciado el 29 de mayo de 2015 por la Secretaría de Cultura, que a través de la Coordinación de Patrimonio Histórico, Artístico y Cultural, emitió el Acuerdo de Inicio de Procedimiento para esta Declaratoria de Patrimonio Cultural Intangible, de conformidad con el artículo 51 del Reglamento de la Ley de Fomento Cultural del Distrito Federal”.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40