Cultura

Compartir

Danza contemporánea y el ballet clásico se fusionan en Bellas Artes

La bailarina Mayuko Nihei se robó las ovaciones con la ejecución de “Quizá esta vez”

La danza contemporánea y el ballet clásico se compaginaron en el espectáculo “Más cerca…”, integrado por cuatro coreografías de Diego Vázquez Galindo, que anoche presentaron Laleget Danza y la Compañía Nacional de Danza, en la Sala Principal del Palacio de Bellas Artes.

Como parte de la Temporada de Danza en el Palacio de Bellas Artes 2016, las compañías dirigidas por Diego Vázquez y Maro Galizzi, respectivamente, fusionaron coreografías y presentaron el estreno mundial de “Quizá esta vez”.

La muestra envolvió ambos lenguajes sin perder la estética del movimiento del cuerpo libre en el escenario, acompañado de música contemporánea que enriquecía las piezas, también acompañadas por una perfecta iluminación que engrandecía a los actores en escena.

De los momentos más emotivos de la velada destaca el estreno mundial de “Quizá esta vez”, coreografía, escenografía, iluminación y diseño de vestuario a cargo de Diego Vázquez, que ejecutó la bailarina Mayuko Nihei, quien se robó las ovaciones.

Su interpretación mantuvo el clímax hasta el final, cada uno de los movimientos fueron ejecutados de manera sutil, con gran estética, acompañada con la música de piano de “la obra ”El arte de la Fuga BWV1080-Contrapunctus núm. 14”.

Otras coreografías que conformaron el espectáculo fueron “Image.jpg” (2010), coreografía de cinco escenas donde la iluminación y el movimiento de lámparas tubulares son los detonadores de atmósferas específicas que remiten al mundo urbano contemporáneo.

“Pendiente” (2015) fue un dueto inspirado en imágenes, atmósferas y situaciones de la famosa novela “Crónica de una muerte anunciada”, de Gabriel García Márquez. Una coreografía no narrativa que abordó temas recurrentes en la novela como son el amor prohibido, la violencia, la venganza y el desprecio.

Así como “Clean Slate” 2008, que no sólo se basa musicalmente en la partitura “Tabula Rasa”, de Arvo Part, también se inspira en el tema en una locución latina, en la que Diego Vázquez hace alusión al estado de absoluta paz que se genera en el ser humano cuando este es perdonado o perdona y de pronto se crea una Tabula Rasa en el corazón.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40