Cultura

Compartir

El día en que la sonrisa más famosa del mundo fue robada

El 21 de agosto de 1911 se llevo a cabo uno de los robos de arte más curiosos de la historia

El que ahora es el cuadro más famosos del mundo, La Mona Lisa, no siempre lo fue. Es a raíz de su rapto que la pintura creada por Leonardo Da Vinci se convirtió en un ícono del arte.

A la fecha no se conoce el móvil exacto que motivo el hurto. La historia cuenta que Vicenzo Peruggia, un inmigrante italiano radicado en Francia fue quien extrajo la Gioconda. Contrario a lo que se podría creer, Peruggia, no es el tipo de criminal ingeniosos que realiza cosas inverosímiles para lograr su objetivo.

Según los reportes policiacos los hechos ocurrieron de la siguiente forma: el 21 de agosto de 1911, Peruggia logró entrar al museo Louvre (ese día se encontraba cerrado) vestido con una bata blanca y conocedor del escaso sistema de seguridad del museo, simplemente descolgó el cuadro, lo escondió en su vestimenta y salió del lugar, todo ello con la mínima preparación y sin que nadie se diera cuenta.

El rapto de la pintura causo un revuelo impresionante en la época, gente de diversas partes de Europa abarrotaban el Louvre solamente para observar el espacio vacío en el que se encontraba el cuadro.

Por su parte la prensa, una vez que describieron las circunstancias del robo, no tenía más de qué escribir y se comenzaron a inventar historias, como que Leonardo había estado enamorado de la Gioconda, y otros cuentos por el estilo.

Lo que sí es verdad es que el poeta Guillaume Apollinaire estuvo encarcelado por una semana, famoso por ser un defensor de la quema de obras maestras, mientras que su amigo el artista español Pablo Picasso, fue interrogado por la policía sobre la desaparición del cuadro de Da Vinci. Ambos resultaron inocentes.

La pintura continuaba desaparecida. El propio Louvre había perdido toda esperanza de recuperarla y decidió colgar en su lugar la famosa obra de Rafael: ‘Baldassare Castiglione’.

Sin embargo, un día, Alfredo Geri, un comerciante de arte de Florencia, recibió una carta de Peruggia, en ella afirmaba tener la intención de devolver La Mona Lisa a Italia. Con lo que no contaba era que Geri acudiera con la policía razón por la cual fue detenido.

Ante los tribunales confesó que había extraído el cuadro por razones patrióticas, pues según él se trataba de una obra que pertenecía a Italia y que Napoleón llevó a Francia. El tribunal condenó a Peruggia a siete meses de cárcel por el robo. Cuando abandonó la prisión fue recibido por una multitud jubilosa en su país.

Desde entonces la Mona Lisa se ha convertido en una de las imágenes más reproducidas de toda la historia.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40