Cultura

Compartir

Obra sobre cocineros mexicanos de Gadafi llega a Nueva York

El prestigioso Festival de artes escénicas Fringe, en su edición Nueva York, incluyó en su selección de este año la obra “Qaddafi's Cook” (El cocinero de Gadafi)

El prestigioso Festival de artes escénicas Fringe, en su edición Nueva York, incluyó en su selección de este año la obra “Qaddafis Cook” (El cocinero de Gadafi), basada en la experiencia de dos chefs mexicanos que trabajaron para el depuesto líder libio Muamar Gadafi.

Inspirada en las experiencias de los cocineros mexicanos que en la obra son identificados como Sergio y Fredy, la obra fue escrita por el dramaturgo Lance Belville con la asistencia de Carlos Ambrosi, que fue el sous chef mexicano que supuestamente laboró para Gadafi hasta el año 2007.

Dirigida por Lynn Lohr, la obra es protagonizada por los actores mexicanos Paola Madrigal y Álvaro Flores, quienes en junio estrenaron la pieza en las ediciones del Festival Fringe en San Diego y en Hollywood, y que en Nueva York se presentan del 20 al 27 de agosto.

“En la obra se logra apreciar cómo fue la experiencia de los chefs, y el momento en que les tocó estar frente a Gadafi, la atmósfera y el ambiente de permanente tensión por el que pasaban, especialmente durante los últimos días en que trabajaron para el dictador”, aseguró Madrigal.

En entrevista con Notimex, Madrigal explicó que los cocineros mexicanos trabajaron en Libia sin manera de comunicarse con el exterior, sin sus pasaportes y con la constante sensación de que podrían ser desaparecidos por el capricho del dictador, como había sucedido con otros empleados.

La comida mexicana favorita de Gadafi, de acuerdo con el sous chef Ambrosi, eran algunos de los platillos más sencillos de la cocina mexicana: sopa de fideos secos, molletes y crepas de cajeta.

La obra, precisó Madrigal, es un reflexión en torno a la manera en que operó la dictadura de Gadafi en Libia, que se extendió de 1977 hasta el linchamiento del líder en 2011, gracias a una mezcla de intimidación, complicidad y lavado de cerebros.

“Al mismo tiempo que vemos en la obra un poco del mundo de un dictador tan sangriento como Gadafi se entreteje una línea espiritual que apunta a la importancia de mantenerse fiel a lo que es importante para cada uno, y a que cada decisión personal acarrea consecuencias”, explicó Madrigal.

En la obra, Madrigal representa un sólo papel en tanto que su pareja escénica, Álvaro Flores, personifica a cuatro personajes, dos de los cuales son los cocineros mexicanos.

“La obra muestra la manera en que las dictaduras dependen de todos los que rodean a un líder, de que todos la conforman y permiten hasta cierto punto que sucedan. La obra subraya la importancia de la responsabilidad que cada uno tiene sobre lo que ocurre a su alrededor”, señaló Flores.

Los actores, que “ofrecen grandes actuaciones” de acuerdo con el periódico San Diego Free Press, aseguraron que la obra podría viajar en los próximos meses a Londres, donde los productores ya contemplan un par de ofertas para su montaje.

Asimismo, una traducción ya lista en español de la obra tiene posibilidades de ser representada durante el siguiente año en Costa Rica y, seguramente, en México.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40