Cultura

Compartir

Talento y práctica, sellos de artesanías en papel maché en Tabasco

Del talento y la práctica constante de dos jóvenes tabasqueños en el moldeado del papel y uso de distintos materiales, surgen figuras artísticas, de decoración o entretenimiento, como esculturas en papel maché o piñatas estilizadas.

Del talento y la práctica constante de dos jóvenes tabasqueños en el moldeado del papel y uso de distintos materiales, surgen figuras artísticas, de decoración o entretenimiento, como esculturas en papel maché o piñatas estilizadas.

Pablo Lazo desde hace 25 años comenzó con la elaboración de piñatas en su natal municipio de Teapa y mejoró su técnica al punto de cambiar esa actividad para crear esculturas y figuras en papel maché.

“Con las piñatas empecé. Es el mismo procedimiento, pero al hacer una escultura o un relieve, el papel ya no es hueco, va más compactado y sellado para darle la textura firme que se busca de acuerdo a la dimensión de la pieza que se quiera hacer”, mencionó.

Actual maestro de artes plásticas en el área cultural de su municipio, Lazo añadió que ha trabajado en su propio concepto al utilizar pedrería en el acabado de sus trabajos.

Jarrones, Cristos, candelabros, mujer ceiba, mujer tabasqueña, cuadros en relieve son muestra de su trabajo que expone cada domingo en el Tianguis del Parque Central en Teapa.

“Algunas son réplicas de esculturas. Hice una de la mujer ceiba que está en Villahermosa (escultura de bronce), pero le doy mi propio estilo. Mayormente son piezas únicas, diseños propios”, expuso.

Con el cuidado adecuado, una pieza decorativa en papel maché se conserva hasta 30 años, pues su principal enemigo es el agua.

Su reto mayor, dijo, fue una escultura del muralista Diego Rivera y la de un fisicoculturista, que le llevó unos dos meses en elaborar.

En tanto, concluir un cuadro de relieve o una escultura simple estilo minimalista-realista, le toma dos días entre el moldeado, secado y acabado final.

Papel periódico principalmente, alambre, unicel, madera y engrudo son los materiales para sus esculturas, mientras para las flores utiliza papel higiénico y materiales reciclados.

Su trabajo también es requerido para la decoración de carros alegóricos para las ferias estatal o municipal. Además ha realizado exposiciones en la Universidad Juárez Autónoma de Tabasco (UJAT) y en el Museo de Cultura Popular “Ángel Gil Hermida”, en Villahermosa.

Por su parte, David Madrazo Tapia crea piñatas estilizadas tras 10 años de haber iniciado este oficio en una fábrica donde forraba globos con papel periódico y aprendió lo básico.

Con el paso del tiempo, subrayó, mejoró su técnica y a experimentar con otros materiales para darle mayor realismo a cada figura.

Afuera de su taller de la avenida Paseo Tabasco hay globos con papel periódico secándose al sol, mientras adentro hay cerros de papel periódico, cintas, telas y otros implementos.

Cualquier figura de acción o personajes es posible replicarla.

“Ahí entra la parte creativa, me muestran algún diseño, de caricatura o película para ver las texturas, me doy vueltas por tiendas de telas o papelerías para detectar el material que me puede servir para cada personaje”, señaló.

Sus piñatas no son forradas del clásico papel de china y trabaja sobre pedido, pues no tiene piezas en exhibición para venta.

“Antes era proveedor de tiendas, pero ya con clientes trabajo directamente desde hace cinco años. Mi calidad he mejorado y me dedico a piñatas estilizadas”, apuntó.

Mientras construye una piñata de Olaf, un personaje de la película “Frozen”, indicó que el material básico es la guata, una tela que simula ser algodón, así como hule espuma en distintas densidades y grosores, además de telas diversas dependiendo del personaje.

También elabora piezas para decoración, pues hace cinco meses creó un árbol de cuatro metros de altura en forma de caramelo para ser montado en un salón de fiestas y en abril pasado participó en decorar un carro alegórico para la Feria Estatal.

Los meses con mayor trabajo, comentó, son noviembre y diciembre, mientras las vacaciones de verano y en Semana Santa, los más difíciles.

“Cada trabajo es único y al no manejar moldes, todo lo armo sobre la marcha; ahí es donde entra la parte creativa y está el reto”, puntualizó.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40