Cultura

Compartir

Ballet Nacional Dominicano llega a México a mover conciencias

El Ballet Nacional Dominicano (BND) compartió anoche con el público mexicano una serie de reflexiones a través de su montaje “Guara ar iu filin”

El Ballet Nacional Dominicano (BND) compartió anoche con el público mexicano una serie de reflexiones a través de su montaje “Guara ar iu filin”, una catarsis escénica que repetirá hoy, miércoles 24 de agosto a las 20:00 horas, en el Teatro de la Danza del Centro Cultural del Bosque (CCB).Reflexiones universales, tales como ¿Por qué hemos dejado a un lado el sentir? ¿Por qué tenemos sentimientos ocultos y no los exteriorizamos? ¿Tenemos la capacidad de mirar atrás y hacer una pausa para reflexionar acerca de nuestras emociones y sensaciones?, y otras más que mueven al ser humano de todas las latitudes.

El BND es la máxima institución de danza en la República Dominicana, y desde 1981, se ha dado la tarea de congregar a lo mejor de esa disciplina en su país. Por su aporte invaluable, ha sido merecedor de los máximos reconocimientos artísticos de esta nación, y goza de prestigio internacional.

Dirigido por la maestra Mercedes Morales, el BND presentó la víspera la coreografía “Guara ar iu filin”, de Francisco Centeno, originario de Costa Rica, pieza que tanto para ella como para la compañía en pleno tiene una relevancia importante porque retrata parte de su idiosincrasia, como dominicanos y latinoamericanos.

Centeno sintió la necesidad de exponer como extranjero la particularidad de la cultura de República Dominicana a través del movimiento, consecuentemente, esta obra aborda el tema del amor y el desamor, así como el mirar hacia atrás y hacer una pausa para darle el tiempo a aquello que realmente se necesita sentir.

El autor de la pieza considera que la sociedad actual está en un momento que ha dejado a un lado el sentir, el pensar en lo que se quiere emocionalmente, por eso cree que todo mundo necesita encontrar esa parte que se deja de lado cuando los intereses son otros; lo cierto es que los asistentes sintieron moverse sus conciencias.

Con esta obra, el público hizo una pausa y reflexionó sobre las emociones y sensaciones del ser humano, especialmente en torno a la doble moral con que se viven las relaciones amorosas en este continente. Hay que reflexionar sobre esas emociones que todo ser humano tiene ocultas y no exterioriza, es la consigna en la escena.

El Ballet Nacional Dominicano fue fundado en 1981 con la integración de los bailarines profesionales egresados de las dos principales escuelas de ese país, que pertenecieron a las profesoras Clara Elena Ramírez y Magda Corbett. A la fecha ha recibido a más de 50 profesores, bailarines y coreógrafos internacionales.

Con eso ha afianzado vínculos con otros países, lo que se refleja en sus giras por México, Estados Unidos, Panamá, Ecuador, Venezuela, Surinam, Colombia, España, Perú, Cuba y Costa Rica a donde sus 20 bailarines han presentado parte de su repertorio que incluye clásicos tradicionales, creaciones neoclásicas y contemporáneas.

Mercedes Morales fue miembro fundador del Ballet Clásico Dominicano, hoy Ballet Nacional Dominicano, y ha destacado como primera bailarina en los roles del repertorio clásico como “El lago de los cisnes”, “Romeo y Julieta”, “Don Quijote” y “Carmen”, cosechando sonados éxitos por su extraordinaria técnica.

Por su parte, el coreógrafo Francisco Centeno inició sus estudios en el Taller Nacional de Danza en San José, Costa Rica, ha colaborado con la Compañía Nacional de Danza de Costa Rica y ha dirigido la Compañía Nacional de Danza de El Salvador y la Escuela Nacional de Danza Morena Celarié, de ese mismo país.


NOTAS RELACIONADAS

ÚLTIMOS

MÁS VISTOS

HOY EN

PROYECTO 40